mercedes en dinamarca experiencia

Cada vez son más los YoMeAnimers que deciden viajar y vivir su experiencia Working Holiday Dinamarca. En esta oportunidad, es Mercedes quien nos cuenta sobre su vida en Copenhague. Un gran relato que los va a ayudar a tomar impulso y empezar a planificar su propia experiencia en el exterior 😉 .

Actualmente las fronteras para acceder al país están bloqueadas. Solo pueden acceder al país residentes de Dinamarca y personas que tengan algún motivo válido para ingresar. Este artículo es pensado para todos aquellos que en el futuro quieran viajar allá.

Un poco sobre mí.

mechi tres

¡Hola! Mi nombre es Mercedes Cejas (@mechic). Nací en Bariloche, pero viví la mayor parte de mi vida en Tandil. Tengo 27 años y soy profesora de nivel inicial. Trabajé de mi profesión durante 8 años en Capital Federal.

¿Cómo me decidí a viajar?

mechi dos

Hacía muchos años que veía como amigos y conocidos se iban de viaje y trabajaban en el exterior. Yo no sabía muy bien cómo lo hacían hasta que conocí el sistema de visas de Working Holiday.

Desde ese momento empecé a sentir las ganas de irme al exterior y vivir esa experiencia: poder viajar, conocer otras culturas, y la forma de vida en otros países. Miraba todo a través de la pantalla de mi computadora y mi celular.

Me costaba animarme a dejar todo y lanzarme hacia esa nueva aventura.

En diciembre del 2018, viviendo en Capital, renuncié a mi trabajo y decidí volver a mi ciudad, Tandil. Una amiga mía del colegio que estaba con la Working Holiday Dinamarca comenzó a insistirme para que vaya y me sumé a esa aventura y ahí comencé a pensar ¿por qué no?

La verdad que jamás me había puesto a pensar en un país como Dinamarca para vivir esta experiencia, no conocía mucho de su cultura, pero me llamaba la atención, y también estaba mi amiga allá, lo que me daba mucha más seguridad para llegar a un país desconocido.

Era mi primer Working Holiday y los nervios, inseguridades y miedos comenzaron a surgir. No sabía si iba a poder, y como me iba a manejar, el idioma, la cultura etc.

Igualmente estaba decida a hacerlo, así que entré a la página de YoMeAnimoYVos para empaparme un poco más sobre la visa y los requisitos que necesitaba.

Leí que la visa se puede tramitar en Argentina, sacando turno con anticipación, o de manera presencial en Dinamarca. A fines de enero del 2019 decidí que me iba a ir a hacerla en Copenhague, lo cual hoy en día yo creo que fue la mejor decisión que tomé en mi vida, aunque suene extraño, lo fue.

Mi llegada a Dinamarca

mercedes cinco

Llegué a Dinamarca el 20 de marzo de 2019. Me recibió mi amiga en el aeropuerto. Ahí mismo podés encontrar un puesto con chips gratis y lo único que tenés que hacer es cargarlo en el 7 eleven.

El 28 de marzo yo tenía mi turno para aplicar a la visa. Fui, presenté todos los papeles y solo quedaba esperar a que me la aprueben. Esos días los usé para conocer la ciudad, que es maravillosa, me quedé enamorada de Copenhague.

Un argentino que se iba regalaba su bicicleta así que a unos poquitos días de llegar conseguí mi primera bicicleta, lo cual es fundamental para vivir en Copenhague. Toda la ciudad está diseñada para las bicicletas: hay semáforos y largas rutas de bicisendas. A la noche, siempre tenés que andar con luces porque la policía te pone multa.

¿Cómo moverse en la ciudad?

bus vancouver

Te manejas en metro, tren o colectivo, yo no tuve ningún conflicto para llegar a destino, siempre fue sencillo. Los transportes públicos los pagás con una tarjeta que se llama Rejsecort, la cual podés adquirir en los 7 eleven o también podés usar la aplicación de DSB para comprar tickets.

El costo del ticket es más caro pagando con la aplicación que con la tarjeta. Algo que me llamó la atención es que no hay molinete para pasar al pagar el ticket, la maquina está afuera, pero vos te podés subir sin pagar, pero la gente respeta muchísimo. Con frecuencia pasan los controladores de boletos con una máquina y si no pagaste te ponen una multa de 700 coronas.

Los daneses y el idioma

La gente me resultó muy amable y predispuesta. La mayoría habla inglés. Me parece bastante importante tener una base de inglés para facilitar la vida allá. Igualmente, sin saber el idioma tenés posibilidad de encontrar trabajo y te la rebuscas para comunicarte. Yo iba con un nivel intermedio y allá logré perfeccionarlo.

Me costó un par de semanas poder acomodarme a mi nueva rutina. Los horarios de cena allá son muy diferentes a los nuestros, ellos no tienen la costumbre de la “merienda” como nosotros. Allá a las 17 o 18 horas ya están cenando. La verdad que yo nunca pude acomodarme a esos horarios y seguí con mi costumbre de merendar y luego cenar más tarde.

Los trámites después de la aprobación de la visa

Dieciocho días después de haber aplicado me llegó la confirmación de mi visa. Ahora debía comenzar con todos los otros trámites.

En primer lugar, el NemID. Después el CPR, el cual podés conseguir al tener un contrato de alquiler. Debés dirigirte al International House y presentas el contrato de alquiler. En mi caso, mi amiga me esperaba en la casa que se hospedaba con una habitación doble para compartir con ella. Además, conseguir trabajo y abrir una cuenta bancaria.

Unas dos semanas después me llegó a mi casa mi “pink card” que vendría a ser como mi ID danés y la “yellow card” que es la tarjeta de salud. Una vez que tenía todo eso me puse en campaña para conseguir trabajo.

Trabajar en Dinamarca

mechi uno

Un chico que vivía en la misma casa que yo me comentó sobre una aplicación que te ayuda a conseguir trabajo: “Meploy” (Android o IOS). Decidí entrar y buscar ahí. Me creé mi perfil y enseguida conseguí mi primer “ploy” (turno) de trabajo.

En la aplicación conseguís trabajos temporarios y trabajas en warehouse como vikar, no lo haces de manera directa para la empresa, sino que para la aplicación. Me llamaron para un solo día, luego para otro y para otro, y así seguí sumando días.

Generalmente en estos trabajos te llaman cuando te necesitan, pero en este caso el jefe de la empresa quería siempre el mismo grupo de vikar trabajando, con lo cual le pidió a Meploy las mismas personas siempre.

El trabajo era sencillo. El primer día comencé a hablar en inglés y uno de los chicos me pregunta “¿sos argentina no?”, él también era argentino, así que ya empezaba a cruzarme con las primeras caras argentinas!

Uno de mis compañeros me enseñó todo sobre el trabajo. Mi sector en la empresa era una especie de “correo argentino”, en el cuál recibíamos los paquetes que la gente deseaba enviar, los escaneábamos en las computadoras y los clasificábamos según el código postal, luego venían los camiones correspondientes a la zona y se lo llevaban.

Fue una experiencia muy enriquecedora, trabajé con personas de todas partes del mundo y conocí no sólo la cultura danesa, sino también la de otros países.

mercedes siete

Además de trabajar a la noche me pidieron que empiece a la mañana también. Ahora tenía que hacer algo completamente distinto: preparar pedidos de revista para las diferentes islas de Dinamarca. Llegaban diferentes revistas cada día de la semana y yo preparaba los pedidos.

Ahí logré aprender a manejar diferentes máquinas. Al principio con mucho miedo, pero con ganas a la vez. La que más me gustó usar fue “Mi Mercedes”, era como un carro donde vos te parabas y lo manejabas y servía para trasladar cosas, sobre todo pallets con cosas pesadas.

Algo que me sorprendió de Dinamarca es que mi nombre, “Mercedes”, les resulta completamente extraño, lo relacionan inmediatamente con la marca de autos “Mercedes Benz”, es así que un día llegue al trabajo y a la máquina que a mi más me gusta manejar la llenaron de stickers con el logo de Mercedes Benz. Y obviamente surgieron los apodos como “Miss Audi” o “BMW”.

En este lugar la verdad que la pasé increíble, conocí muchísima gente. Eramos muchos argentinos, así que la cumbia y el mate circulaban en todo momento. A pesar de la distancia estas costumbres te acercaban un poco más a nuestro país, que la verdad se extrañaba.

También trabajé en el Warehouse de H&M, con otra empresa que se llama Profil Match, que también se encarga de conseguirte trabajo. Lo que hice fue ir directamente a las oficinas a llevar mi curriculum, me hicieron una entrevista y a la semana comencé a trabajar.

En este lugar trabajé 7 días porque me aumentaron las horas en el primer trabajo. Recomiendo mucho estas dos aplicaciones de trabajo (Profil Match y Meploy) ya que siempre hay ofertas laborales. Si bien no son trabajos fijos, la empresa en la que te toque trabajar te puede solicitar de manera permanente.

El pago me pareció súper razonable, en Meploy te pagaban por mes con un sueldo de 145 coronas por hora o más, y en Profil Match cada 15 días con un sueldo de 145 coronas la hora. No era un sueldo fijo, dependía de la cantidad de horas que trabajabas.

En mi opinión, la mejor época para ir con visa Working Holiday es el verano ya que hay más ofertas laborales que en invierno.

Cuenta bancaria y declaración de impuestos

Una vez que conseguí el trabajo, me puse en campaña para abrir la cuenta bancaria. No fue fácil ya que con contratos de trabajo temporarios no quieren arriesgarse. Recorrí 5 o 6 bancos hasta que el “Nordea” accedió a abrirme una.

Ahora resta la declaración de impuestos del Skat (compañía que se encarga de los mismos). Si no realizas la declaración a tiempo te sacan el 55% de tu sueldo del siguiente mes.

La misma es anual y vos tenés que poner una aproximado de cuánto vas a ganar ese año, siempre sobre la marcha podés cambiar el número. Una vez realizada esa declaración te indican cuanto te queda de tu sueldo libre de impuestos al mes y que porcentaje te van a sacar, en mi caso era el 8 % libre de impuestos y del resto me sacaban el 36%.

Un poco sobre Copenhague

mercedes cuatro

La ciudad

La ciudad es cara, sobre todo si vas de turista o estás esperando la respuesta de la visa ya en el país. Recomiendo tramitarla en Argentina así al llegar a Copenhague podés comenzar a trabajar.

Si bien es una ciudad cara, el sueldo es proporcional al costo de vida. En Dinamarca se consigue trabajo, pero tenés que estar dispuesto a trabajar bastante y quizás no son los trabajos más tranquilos. Pero siempre es bueno probar nuevas experiencias que quizás en Argentina no las harías.

Alojamiento

Generalmente, los que van con visa Working Holiday alquilan una habitación privada en una casa compartida. El costo es de 3000 coronas más o menos. Si van en grupo pueden alquilar un departamento o casa todos juntos.

Aprendizaje

Mi experiencia con la visa Working Holiday me sirvió mucho para conocer nuevas personas y también para conocerme a mí misma.

Ver partes de mí que no conocía y cómo realizar ciertas cosas que jamás pensé que iba a hacer. Yo realmente me quedé encantada con Copenhague, es la ciudad que elegiría para vivir el resto de mi vida.

La verdad que me llené de experiencias y conocimientos nuevos, de personas increíbles con las que compartí un año, y ahora volveré para convertirlo en mi nuevo hogar.

Mercedes.

Vivo con Mechi!

Además de su experiencia escrita, Mechi hizo un vivo de Instagram con Berna! Respondió un montón de consultas sobre la visa Working Holiday Dinamarca, y contó un poco más sobre su experiencia. No se lo pierdan!

Y así concluimos con la experiencia de Mercedes en Dinamarca. ¿Quieren conocer más experiencias en este país? Les compartimos la video experiencia de Nati en Aahurs, quien nos cuenta incluso cómo fue que llegó a tener 3 empleos a la vez!

Y por último, si ustedes también quieren vivir la experiencia Working Holiday Dinamarca, les recomendamos visitar nuestra guía con todo la información que necesitan saber para comenzar su propia aventura!!

Te querés ir a Dinamarca, te dejamos todos nuestros artículos en:

DINAMARCA: La Guía Maestra

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One thought on “Mercedes en Copenhague: Un año lleno de experiencias nuevas!