motivación viaje

En este artículo les dejamos una reflexión de uno de nuestros seguidores que viajó, vivió experiencias diferentes y volvió lleno de aprendizaje y crecimiento personal para compartir. Gonzalo con sus palabras también busca motivarlos para dar ese pequeño paso que muchas veces cuesta por miedo, inseguridad o falta de confianza. Esperamos que les guste tanto como a nosotros y les sirva para animarse a salir al mundo!!!

Hola, soy Gonza (Chalo)!

Hoy estuve hablando con un amigo que está en una encrucijada en la cual se que está mucha gente que conozco, por eso decidí compartir estas líneas. Mi amigo no sabe si tratar de comprar algo en forma de inversión o “hacer la gran Chalo” e irse a “delirar la plata” viajando solo por el mundo unos meses. Y acá me quedé pensando, porque para mí es exactamente lo contrario.

Viajar es una inversión, quizás tanto o más valiosa que sacar un préstamo que te obligue a conservar un trabajo (en el cual podés o no ser feliz) para terminar de pagar un departamento dentro de 10, 20 o 30 años.

¿Por qué viajar?

viajar por el mundo

El tipo de viaje del que hablo no es el que pasa por afuera, es el que va por adentro. Es el viaje desde la persona que eras hasta la que sos cuando volvés a tu casa. Estos viajes no pasan por sacarte selfies en la playa, ir a shoppings en Europa o morir empachado después de comerte todo en un all inclusive.

Se tratan de demostrarte a vos mismo que podés salir de donde estás cómodo, que podés sobrevivir en otros ambientes, que podés abrir la cabeza y ver qué más hay por ahí, qué está pasando en el mundo más allá de lo que vemos en una pantalla, conocer gente de realidades completamente distintas y descubrir, más allá de lo hippie del cliché, que de verdad somos todos iguales, y que todos sentimos y tenemos los mismos miedos e inseguridades, y estamos todos tratando de ver qué se puede hacer con todo esto que nos pasa.

Hace poco vi un documental de La Vela Puerca en donde el cantante comenta que en los principios de la banda se fue solo a viajar unos meses por España y algo de Europa, y cuenta ahora, años después, que lo que había ido a buscar en ese viaje (aún sin haberlo sabido) era confianza. Confianza. Eso me quedó marcado con fuego, porque es exactamente lo que te da viajar solo. El tipo este volvió de su viaje con varias canciones del primer disco y de ahí en más la banda fue un cohete. Y a mí, aunque todavía no logré ser una estrella de rock, me pasó exactamente lo mismo.

La vida es una sola

Una cosa que me vuela la cabeza es el concepto de la vida única. Todos tenemos una vida, y estoy seguro de que la mayoría de la gente no tiene idea de lo valioso que es eso, de todas las posibilidades que eso implica. Vos, ahora, que estás leyendo esto, tenés una vida, una vida de verdad, que es completamente tuya y le podés dar la forma que vos quieras. Y todos vivimos una sola vez, y esto es lo que me vuelve loco: para todas las personas, que conozcas o que vayas a conocer, es la primera vez que están vivos.

Nadie vivió dos veces. No existe nadie que ya haya hecho todo este recorrido y tenga todas las respuestas y que te pueda decir qué tenés que hacer. Incluso para tus viejos, si tenés la suerte de tenerlos todavía, es la primera vez que están vivos. Y nadie se para a pensar en esto, todos vamos por la calle pretendiendo que sabemos lo que estamos haciendo, siguiendo estructuras armadas por otros que vinieron antes (que también estaban vivos por primera vez), y aparentando una necesaria muestra de seguridad en nuestros pasos, porque si no tendríamos que salir todos a chocarnos las cabezas y gritar en la vereda.

¿Y los miedos?

miedos viajar

Está bien que te de miedo estar vivo. Está bien que te tiemblen las piernas antes de tomar una decisión que vaya a cambiarlo todo. Estamos todos en la misma, todos estamos acá por primera vez tratando de ver de qué se trata esto y qué se puede hacer para ser felices, y que sientas ese miedo significa que por lo menos estás despierto y que te diste cuenta de que puede haber algo mejor para vos.

Puede que lo más seguro sea terminar la carrera, quedarte en tu trabajo, juntarte con tu pareja de la adolescencia y comprar una casa y un perro, y tenés una posibilidad real de ser feliz con eso. Pero la seguridad es exactamente lo opuesto a la libertad, siempre que tengas una te va a estar faltando la otra. No es casualidad que el sector de “máxima seguridad” esté adentro de las cárceles.

Y acá viene el spoiler: las chances de que haya algo después de la muerte son irrisorias. Todos nos vamos a morir y todo lo que no hagas en tu vida queda precisamente ahí, fuera de tu vida. Y yo ya decidí hace rato que no quiero una vida normal, yo quiero que mi vida sea una puta película de Hollywood. Quiero probar cosas nuevas, quiero vivir en otros países, quiero hablar otros idiomas, quiero enamorarme todas las veces que pueda, quiero ser libre, quiero abrazarme con gente en bares, quiero dormir hasta tarde y trabajar cuando yo quiera, quiero tener proyectos y verlos crecer, quiero comer cosas raras y escuchar música nueva, quiero extrañar y ver que alguien se alegre cuando vuelvo. Quiero algún día tener una familia y que mis hijos jueguen con los hijos de mis amigos, y que ellos también viajen cuando les llegue su momento. Y lo estoy haciendo, todo eso, y es la satisfacción más grande que puedo sentir.

Mis viajes

Hice dos viajes largos hasta ahora (en este momento voy por el tercero) y noto una evolución increíble en mí mismo, un cambio muy marcado entre la persona que era antes y la que soy ahora. Hay cosas que yo tomaba por “normales” antes de irme de viaje (trabajar para gente que no respetaba, estar anclado en lugares o relaciones que no me hacían completamente feliz, ganar menos plata de lo que yo se que valgo, subestimar mi tiempo, prejuzgar a la gente por su edad, kilos o el cargo que ocupa en una empresa, y otros pares de miles) que ahora veo completamente irracionales y no las volvería a hacer jamás, pero me tuve que alejar para poder verlo.

Yo vi las posibilidades que hay y una vida normal ya no me alcanza. Y no escribo esto para agrandarme si no para decirles que si yo pude hacer esto cualquiera de ustedes puede, de verdad, es sólo cuestión de quererlo y estirarse para alcanzarlo. Viajar solos puede ser la inversión más redituable de sus vidas.

Gonzalo.

Les dejamos el perfil de instagram de Gonzalo para que puedan conocerlo! ¿Y vos? ¿Qué estás esperando para animarte?

¿Te estás por ir de viaje? Visita nuestra sección con mucho mas información:

Tips para Viajeros

seguros de viaje working holiday suecia
seguros de viaje working holiday suecia

Deja un comentario

2 thoughts on “Viajar no es delirar la plata por Gonza

  1. Y pensar que antes la única forma que conocía de viajar era la de ir de vacaciones. Cada vez mas motivado estoy, este año seguro para algún lado me voy. Sigan así motivándonos dia a dia que nos hacen mucha falta