workaway working holiday alemania

Cuando obtienen su Working Holiday Alemania, la primera opción en la que todos piensan es en instalarse en algún lugar y empezar a trabajar para ganar dinero, pero también hay otras opciones para los primeros meses. Este es el caso de Workaway, que básicamente es intercambiar trabajo por comida y alojamiento con una persona de ese país.

Realizar un workaway,  no es una relación de trabajo solamente, lo que terminan generando con la persona que los contrata es más bien una amistad, y les va a servir mucho para conocer a la gente local del país donde estén.

Si quiere conocer un poco más sobre el sistema workaway, que ofrece y cómo postularse, les recomendamos que lean: ¿Cómo hacer un workaway en Alemania?

En este caso les dejamos la experiencia de Pablo y Noe (contada por ellos mismos) que se animaron a irse a Alemania, y a probar este sistema que ofrece Workaway.

Pablo y Noe en Alemania

Habíamos escuchado de workaway y de otras plataformas para trabajar a cambio de hospedaje y comida y teníamos muchas ganas de vivir una de esas experiencias. Vale aclarar que desde que empezamos el viaje nosotros trabajamos de manera freelance en nuestros propios proyectos, por lo que no buscamos nada fijo ni planeamos asentarnos en un mismo lugar por un año.

La idea siempre fue trabajar de lo nuestro y viajar por el país, pero claro que llega un momento en el que necesitás tiempo para vos, y bajar un cambio (además de ahorrar un poco) por lo que hacer un workaway nos parecía una buena opción.

Con nuestra visa working holiday Alemania ya en el pasaporte, y estando en Portugal (sí, un gustito antes de ir para Alemania) empezamos a revisar el sitio de workaway y nos suscribimos: EUR 34  una cuenta individual o EUR 44 cuenta pareja/amigos por año. Una vez que te suscribís podés contactar con los anfitriones.

Workaway en proceso

workaway alemania

Después de unos pocos mensajes a través de la plataforma, teníamos la confirmación de nuestro primer intercambio en un bed and breakfast bien al sur de Alemania, en la zona de Allgäu. No vamos a decir que no tuvimos nuestras dudas, además, se trataba de un pueblo muy chico (de unos 300 habitantes), donde casi no se habla inglés (un “casi” generoso) y estaba medio alejado de todo. Pero ese miedito se fue pronto tras nuestra primera charla con Nina (la hija de Josi, el dueño del B&B).

Estando en Barcelona, tuvimos un call por skype con Nina en el que pudimos conocernos, conversar acerca de nuestro viaje, las tareas que haríamos, lo que podíamos hacer en nuestro tiempo libre, etc. Esta era su primer experiencia en workaway también así que de ambos lados estábamos aprendiendo y de ambos lados tuvimos nuestros “miedos” por lo desconocido, pero valoramos mucho tener esa charla porque de ambos lados nos quedamos más tranquilos y ya ansiosos por conocernos.

Un mes después de nuestro call nos pasaron a buscar por Kempten (fuimos haciendo couchsurfing desde Berlin hasta llegar a Kempten) para ir juntos hasta Unterjoch.

Bienvenidos a Unterjoch!

visa working holiday alemania

Durante el viaje de una media hora desde Kempten hasta Unterjoch fuimos viendo progresivamente como las ondulaciones se convertían en sierras y luego en las primeras montañas de los Alpes. El verde de la región, combinado con las casitas de techo rojo, los ríos, arrollos, cascaditas y los campos de paneles solares devuelven un paisaje que no deja de asombrarte y enamorarte.

Willkommen in Unterjoch! Bienvenidos a Unterjoch se escuchó. Habíamos llegado adonde viviríamos el próximo par de meses y fue una sensación muy reconfortante el sentirnos como en casa desde el primer segundo.

Un día en Landhaus Alpenstern

experiencia workaway alemania

Landhaus Alpenstern era el nombre de el bed and breakfast en el cuál ibamos a trabajar. Una vez instalados, comenzamos a realizar nuestras tareas que eran muy variadas durante el todo el día y por suerte, no requerían un esfuerzo físico muy grande.

Se las enumeramos  a continuación para separar y detallar cada una de ellas:

Desayuno

working holiday alemania

La primer tarea era hacer el desayuno. Bueno, más que eso, cortar el pan, buscar los Semmel / Brötchen (pancitos) que traían de la panadería y dejaban en la puerta y llevarlos al desayunador. Poníamos a hacer el café y mientras preparabamos las mesas y armábamos la bandeja de fiambres y quesos, servíamos el jugo, el agua, la leche, el yogurt, etc.

Luego recibíamos a los huéspedes y mientras ellos desayunaban, nosotros íbamos a desayunar también. Cada tanto bajábamos para chequear que todo esté en orden y luego de que todos terminaban limpiábamos y acomodábamos la sala.

Habitaciones

workaway alemania

Una vez que los huéspedes se iban a hacer su paseo del día, acomodábamos las habitaciones. Tendíamos las camas, barríamos, tirábamos la basura, etc.

Cuando una habitación se desocupaba, había que dejarla lista para los próximos huéspedes. Limpiábamos los baños, espejos y ventanas, cambiábamos la ropa de cama, quitábamos polvo, ordenábamos, aspirábamos, etc.

Lavandería

Lo bueno de esto es que no planchábamos, así que teníamos que lavar, colgar y doblar. Y un detalle no menor, correr a destender la ropa si aparecía una nubecita negra! (llovía por hobbie ja!).

RECIBIR HUÉSPEDES

A esto lo aprendimos rápido porque ya a los pocos días Josi (el dueño del B&B) nos dejó a cargo para irse a su otro trabajo. Acá las primeras veces la cosa estuvo medio complicada, pero con el tiempo nos fuimos sintiendo más cómodos y como ya sabíamos qué debíamos decir / preguntar, se volvió más fácil.

La combinación huésped poco piola + no tener la información suficiente acerca de quiénes se hospedarían fue el principal problema al principio. Por eso, la segunda semana ya armamos un calendario con quiénes vendrían y cuanto tiempo se quedarían y lo obligamos a Josi a que nos comparta esa información apenas el supiera.

Otras tareas

Tareas menores de mantenimiento como por ejemplo, regar flores, mover el panel solar, quitar tela de arañas, mover la arena del arenero. A medida que el tiempo fue pasando tuvimos más libertad y ya a los pocos días eramos nosotros los que decidíamos las prioridades de cada tarea.

Claro está que no tener un buen nivel del idioma era un factor muy limitante en muchas cuestiones. Especialmente no poder compartir conversaciones fluidas con Josi y no poder aprender de él como hubiéramos querido.

Con el tiempo también nos fuimos sintiendo más cómodos y aprendimos a relacionarnos mejor tanto con los huéspedes como con el dueño del lugar.

Tiempo libre

workaway alemania

Tuvimos la oportunidad de visitar otros pueblos en las tardes libres, hacer trekking, pasear en bici, caminar, ir a fiestas del pueblo, escuchar bandas locales, tomar mucha cerveza, degustar comida de la zona, jugar ping pong hasta cansarnos.

Con Nina (que siempre nos inistió para que descubramos la zona) también aprovechamos para visitar el castillo de Neuschwanstein, ir al Stadtfest de Kempten, ir a lagos del lado de Austria, y hasta viajar con ella a Munich.

Tuvimos la oportunidad de conocer a casi toda la familia, y eso también enriqueció nuestro conocimiento acerca de dialectos, costumbres, tradiciones.

Intercambio Cultural

visa working holiday alemania

Tuvimos la oportunidad de hablar con muchos huéspedes, personas de Bélgica, Italia, pero más que nada, de las más variadas regiones de Alemania, y junto a eso, los más variados dialectos. Conversamos mucho con una pareja de abuelos de Coburg, hicimos un asado e invitamos a una pareja de Frankfurt, intercambiamos información de contacto con una agente de viajes de Bélgica, hablamos español con turistas alemanes que sabían algo de español y nos querían hablar en español.

Pudimos notar el interés por saber más cuando pasábamos de ser “los empleados” a ser “una pareja de Argentina que está viajando por Alemania por primera vez” (frase que se ganó un par de propinas ;)).

Les hicimos probar el mate, les hablamos acerca de nuestras comidas típicas, de las cataratas, del clima del sur, del norte, que 8 horas en bus allá no son nada, nos preguntaron acerca del gobierno, de nuestra economía, de si Europa es caro, de qué país nos gustó más, adónde fuimos, adónde vamos después…

Una vuelta por Alemania!

working holiday alemania

Si vos también tenés ese preconcepto o te contaron que los alemanes sonfríos” te recomendamos darte una vueltita por Alemania. Quizás sí, decimos que son fríos porque en el primer saludo te extienden la mano marcando distancia, pero a la segunda vez que te vean te van a dar un abrazo, y ese abrazo significa mucho.

Los Alemanes son gente que va de frente, no dan vueltas, si les gusta algo te lo dicen y sino, también, si no les caes bien, quizás te lo digan para ver cómo pueden llevarse mejor y si les caes bien, vas a ser uno más de la familia.

Son “fríos” sí, mirándolos con ojos de latinos, pero son honestos, y si te dan un abrazo, te lo van a dar porque lo sienten, eso es algo que aprendimos a valorar mucho (* generalización según nuestra experiencia).

En estos meses dando vuelta por estos lados, pudimos sentir lo que es que un alemán te abra las puertas de su casa, porque no lo hacen con cualquiera, si lo hacen es porque quieren y porque les agradás y van a hacer todo lo posible para que te sientas como en casa y nada te falte.

Pablo y Noe (Link a su Medium)

Si te querés ir vos también a vivir la experiencia Working Holiday Alemania, te recomendamos visitar nuestra guía con todo lo que necesitas saber!!!

Te querés ir a trabajar y viajar por Alemania, visitá la guía principal sobre:

Work and Travel en Alemania


Deja un comentario

3 thoughts on “Pablo y Noe haciendo Workaway en Alemania

  1. Qué buen post! Es una experiencia inolvidable, yo soy de Colombia, hice Work and Travel en Estados Unidos en verano, y fue lo mejor. Me gustaría conocer algún día Alemania.