Pero parece que uno tampoco nunca termina de graduarse, más que de estudiar, aunque esto está mejor, porque se festeja y se festeja, y así sucesivamente.

Para empezar por el principio…

Recuerdo Primero haber salido de haber rendido el recuperatorio de la última materia de la facultad y haber regularizado todo, que alegría por dios, todo regular, solo un par de finales por rendir, por ende salimos esa noche con amigos y demás a festejar en Nueva Córdoba.

Segundo: termino de rendir, rindo mi último final, festejos de nuevo.

Tercero: presento mi tesis, huevos, pintura, kerosene, y festejos de nuevo, con la flia, amigos, caravana, de todo.

Ahora soy Ingeniero en Telecomunicaciones
Y ahora, Cuarto y último: parece que esta etapa de estarse recibiendo terminó ( la pu…, a mi me estaba gustando esto del festejo ininterrumpido ja! ) con la fiesta de colación y la entrega del título de “Ingeniero en Telecomunicaciones“. La colación no fue gran cosa, pero en fin, había que ir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *