Pensar que si 10 años atrás alguien me leía la mano, o me tiraba las carta, y me decía que a los 25 años me iba sentir totalmente desubicado en mi pueblo natal, en el que pasé 18 increíbles años de mi vida, no le iba a creer absolutamente nada, pero bueh, hoy puedo decir que ese día ha llegado.

Este lunes 16 de junio cumplí 25 años, además fue el día del padre, y fin de largo (sab, dom, y lunes) así que nos fuimos con toda la familia para Noetinger (pequeño pueblo al sur de Córdoba para los que no conocen, que quizás sean muchos ja!). Por ende también les avise a mis amigos de Noetinger para que nos juntemos todos allá, ya que hacía mucho que no estábamos todos juntos y de paso celebrábamos mi cumpleaños con algún asadito de por medio.

Este es Noetinger, para los que no conocen:


Ver Noetinger mas grande (te preguntarás, mas grande todavía???? jejeje)

Llegué a Noetinger el sábado a las 3 de la tarde, mi viejo hizo un asado, comimos, y que paso después? , yo ya sabía que iba a pasar ( y eso que no se tirar las cartas), a mi viejo le agarra ganas como es costumbre cada vez que vamos a Noetinger, de hacer algún tipo de tarea manual, llámese:  cortar el pasto, pintar paredes, sacar ramas del patio, cortar la palmera y demás, así que limpiamos un poco el patio y llevamos todo el “ramerio” al basural.

Había que organizar algo a la noche, pero dado que hacía como 3 grados nada mas, un frío de la …tisima madre, cada uno eligió comer con su familia y que después nos juntáramos. Nos juntamos del Marcos, tomamos algo “muyyyyyyyyy tranqui” y después fuimos al boliche (el famoso Edad Media) tipo 3.30 am , ya que en el pueblo no se porque motivo se entra tan tarde (ni que hubiera algo interesante para hacer antes :-). Y aquí lo importante, siempre mas que mal la venía remando en el boliche, entiéndase remando, como que todavía me divertía,  hablaba con gente, con chicas, pero este finde me encontré realmente perdido, era como que no encajaba para nada en ese lugar, en el cual he pasado tantos gratos momentos. Pero era sabido, ese momento iba a a llegar, a varios de mis amigos ya les había pasado, y ahora me tocó a mi, dentro de todo agradezco que duró bastante.

El domingo a la noche hicimos mi cumpleaños en casa, comimos unas milanesas, estuvo bastante mejor que el sábado, hablamos mucho al pedo, nos matamos de la risa, y como si fuera poco cayó el Ale Bianco ( personaje del pueblo!!! ) con su millonada de anécdotas,  así que también aportó su toque de gracia a la noche. Mas tarde, a eso de las 4 am, partimos hacia Edad Media, exactamente igual que el sábado, bailamos un poco y me fui a dormir para cerrar la noche, si si, solito :-(.

Al otro día,  el lunes, volvimos a Córdoba y volví a festejar mi cumple en el departamento de mis viejos, con toda mi familia, y además con mi tíos ( Beto y Mechi), y mis primos, Paco, Tere, Chichi, comimos unas pizzas y después a la cucha.

Ahh me olvidaba, y este finde hago mi cumple acá en Córdoba, así que me parece que este va a ser un gran finde… le tengo mucha fe.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *