experiencia-vendimia-en-francia

Cada vez son más los chicos que ya se han animado a ir a vivir y trabajar con la Visa Working Holiday Francia. Antes de empezar a leer esta historia, si sos nuevo en el mundo de las Working Holiday Visas, te recomendamos que leas “¿Qué es una Working Holiday visa?”, y si ya estás decidido podés ir directo a la Guía Working Holiday sobre Francia donde vas a encontrar toda la información necesaria para aplicar y vivir en Francia!

Vamos ahora si con la experiencia de Octavio, que sacó su visa working holiday Francia, se tomo al avión, llegó a Francia, viajó un poco y terminó trabajando en la vendimia en Valance.

Octavio y la vendimia

Llegué a Europa en febrero con mi visa working holiday Francia y el primer tiempo me dediqué a viajar. En mayo empecé a quedarme medio que sin mucho dinero para seguir de viaje así que comencé a buscar trabajo y me enteré que comenzaba la temporada fuerte para la vendimia.

Algo que aprendí es que los árboles son como las personas, necesitan de ciertos cuidados para crecer. Y las parras no son la excepción. Todos conocemos la vendimia, y a eso me dediqué durante un mes, entre mayo y junio: a preparar la vendimia.

Me costó solo una tarde mandar  mails a todas las ofertas que había en la web pole emploi para trabajar en el campo (ver “Trabajar y buscar trabajo en Francia“). Porque claro, un detalle clave que jamás aclaré es que no hablaba francés, entonces la salida fácil para juntar plata para seguir viajando, era un trabajo en el campo.

Y así empecé, desde Pau (una pequeña ciudad al sur de Francia) en casa de un amigo que me ayudó a redactar los mails que fui enviando a cada una de las empresas que trabajaban para la vendimia. Un mail que copié, pegué y envié tantas veces a tantas direcciones, que estoy casi seguro que lo puedo recitar de memoria!!!

Nueva vida en Valance

Pasaron solamente dos días para que me respondieran de una bodega en la ciudad de Valence (ciudad pequeña, cerca de Lyon), diciéndome simplemente que envíe mi dossier, y que empezaba el lunes por un mes. Faltaban tres días para el lunes, y no tenía donde alojarme en esa ciudad, ni pasaje, ni nada!!!

Y así empezamos otra odisea: a buscar alojamiento!!! Mi amigo francés (el que me ayudó a redactar el mail en busca de trabajo) se encargó de llamar a todas las casas, departamentos, hostels, etc etc, y todas decían que no porque era poco tiempo (tan solo un mes).

Finalmente conseguimos a una mujer que me podía recibir por ese mes, por EUR 300 la habitación. El problema es que la casa quedaba a 20 kilómetros de la bodega y a la mañana, se empezaba tan temprano que los buses aún no pasaban. Pero de alguna manera tenía que solucionarlo!!!

Y así llegué el domingo a casa, me instalé, hice las primeras compras para comer durante la semana de trabajo que se me aproximaba, y me compré una bicicleta por EUR 40. Y me dije “Es domingo, podría ir al trabajo en la bici para ver que tan lejos está, cuanto tardo, etc”.

La mejor y la peor decisión de mi vida: tardé 2 horas y media en llegar!!! Google maps me confirmó que iba a tardar alrededor de 1 hs en llegar. Y dije, esto va a ser imposible: tendría que salir de mi casa a las 3:30 AM para llegar a las 6!!

Volví a casa y en mitad de camino (si, a los 10 kms) la bicicleta se rompió!! La cadena se partió y tuve que caminar el resto de los kms a casa, preocupado porque no sabría como ir al trabajo al día siguiente.

Al llegar a mi casa, le explico la situación a la mujer con la que vivía y ella me dice que no me haga problema, que solamente por ser el primer día, la vecina del departamento que tiene 79 años me va a llevar en su coche. Dije wow, los franceses no son tan secos y fríos como parece.

Qué una mujer de 79 años se despierte a las 5 de la mañana, para llevar a un desconocido o recién conocido a su primer día trabajo???? Es algo que solamente podría haber vivido en Japón o en algún pueblito de Perú, pero que jamás pensé que me iba a pasar en Francia.

Y llegó el día!!! Lunes a las 5 de la mañana, me hice un súper desayuno, me alisté y salí a tocarle timbre a la vecina para que me lleve al afortunado primer día de trabajo. Y ahí estaba ella, esperándome. Me subo a su coche, y luego de 20 minutos/media hora de viaje, llegué a la bodega.

Trabajo en la Bodega

working holiday francia

Los nervios que sentí antes de pasar la puerta para conocer a mi jefe, firmar mi contrato, etc, son nervios que se pueden comparar con los nervios que sentí el día que fui a presentar los papeles para que me otorgaran la visa. Eran nervios que venían acompañados de planteos como ¿Dónde estoy yendo? ¿Voy a firmar un contrato que no entiendo ni media palabra de lo que dice? Y me dije a mi mismo, a veces es cuestión de mandarse. Y me mandé.

Conocí a mi jefe, conocí a mis compañeros de trabajo, y conocí mi trabajo. Ese mismo día, el jefe me pregunta como llegué y le expliqué con pocas palabras, que me habían traído. Y me explicó que como en la zona hay varios campos que son explotados, durante la temporada de trabajo hay un bus que parte de Valence más temprano, y que lo podría tomar.

Pero ese mismo día conocí a Marie, una francesa que casualmente era vecina mía en Valence y tenía movilidad propia. Me volví con ella ese día, y a partir de ahí empecé a ir y volver todos los días con ella.

Es loco pensar a veces como la vida soluciona tus problemas: de quejarme de tener que despertarme a las 3 de la mañana para andar dos horas en bici, a quejarme por tener que despertarme a las 4 para tomar el primer bus (que hasta el momento ni sabía que existía), a quejarme por tener que despertarme a las 5 para que un coche me pase a buscar por la puerta de mi casa para llevarme al trabajo. Y si, digo quejarme porque estoy convencido de que a nadie le gusta despertarse a las 5 am je! 

Comenzó el trabajo!

experiencia working holoday francia

Trabajaba de lunes a sábado desde las 6 am volviendo a casa a las 19 hs. Y así fueron pasando los días, el trabajo era sencillo, consistía atar los árboles que iban creciendo a unos palos que estaban en la tierra, para que estos crezcan rectos. Eso era todo.

Todo el mes haciendo eso. Los primeros días “si, puedo hacerlo obvio”, pero ya al tercero quería hacer otra cosa, al menos que me cambien el nudo. Era hacer todo el día lo mismo… Y un poco te aburre, no les voy a mentir! Te aburre porque no podes escuchar música, porque no podés hablar , no es que te lo prohibieran, pero tenés a tu otro compañero a unos cuantos metros de distancia, lo que impide que puedas hablar con él, y además, ya sabemos que los franceses son un poco difíciles para hablar y más en el trabajo.

Y así pasaron los días, y las semanas  con tormentas, días soleados, frío extremo, calor extremo, más lluvia (porque obvio, es Francia) y más calor.

Último día en la vendimia

experiencia vendimia francia

Para que se den una idea de como funcionan los contratos en la vendimia, los mismos son por “temporada”, no hay una fecha exacta de finalización ya que todo dependerá del clima.

Y así llegó mi último día. Un lunes, nunca lo voy a olvidar. Me subí  en la caja de la  4×4 que nos llevaba hasta el campo y en esos 20 minutos de viaje, me puse a ver el paisaje y  pensé:

“Wow los dos años que estuve trabajando en una oficina en Buenos Aires, tenía un fondo de pantalla muy similar a este. Ahora tuve la oportunidad de no solo estar ahí, sino de trabajar ahí”. Y les puedo asegurar que eso, no lo cambio por absolutamente nada.

Cobré mi cheque de EUR 2000 aprox que usé para viajar dos meses y medio más después y me fui a recorrer parte de España y Portugal.

Hasta nunca, porque no tengo planes de volver, pero hasta siempre porque fue una de las mejores experiencias que viví en mi vida.

Octavio.

Si te querés ir vos también a vivir la experiencia Working Holiday Francia, te recomendamos visitar nuestra guía con todo lo que necesitas saber!!!

Te querés ir a trabajar y viajar por Francia, encontrá toda la info en:

Work and Travel en Francia


Deja un comentario

5 comentarios en “Octavio trabajando en la vendimia en Francia!