Queremos sumar nuevas historias de personas que se hayan animado a la Working Holiday Alemania, y esta es una de ellas! Lo que buscamos con estas experiencias es alentarlos a tomar la decisión de viajar y trabajar por el mundo!

Antes de empezar, si sos nuevo en el mundo de las Working Holiday Visas, te recomendamos que leas “¿Qué es una Working Holiday visa?“, y si ya estás decidido y querés aplicar a la Visa de Alemania entonces en la Guia Working Holiday sobre Alemania vas a encontrar toda la información necesaria para comenzar a organizar tu viaje!

Ahora si, les dejamos la historia de Sofía, contado en primera persona!

Hay tantos motivos para sacar una WHV como viajeros. El mío tuvo que ver con cumplir 30 años y no saber bien qué hacer con mi vida: estudié dos carreras y no me recibí de ninguna, estaba atascada en un trabajo que no me gustaba, y encima de todo, era la última oportunidad para acceder a la mayoría de estos programas. Anteriormente había tenido intenciones de ir a Nueva Zelanda, pero por diversos motivos no se concretó. Y en 2016 visité Europa con una amiga y me quedé con ganas de más.

Lo sentía en el alma y en el cuerpo, que me pedía un cambio de vida, de aire, en los ojos que me pedían salir a ver el mundo. Entonces, ¿por qué Alemania? Porque es un país hermoso. Pero también porque el acceso a la visa es simple: cumpliendo los requisitos -que son bastante sencillos- en un par de días tenés el visado. Además, porque la ubicación es excelente para viajar después por toda Europa.


Llegué a mis 30 entonces con el pasaje comprado, dos semanas de hostel reservado en Frankfurt, el turno para la embajada y todos los papeles listos. Tres meses después me estaba embarcando en la aventura, con una sola certeza: no quería salir de Buenos Aires para instalarme en otra ciudad y volver a la rutina laboral. Pero ¿cómo viajar un año sin trabajar?

Por un lado, no estoy completamente desempleada , ya que mantengo un trabajo freelance en argentina como escritora, al cual ahora le estoy dedicando mucho más tiempo. Por otra parte, me hice cuentas en 3 sitios webs que son la clave de mi viaje: Workaway, Worldpackers y Helpx. Todos se tratan de lo mismo: intercambiar una cantidad de horas de trabajo reducidas por alojamiento y comida, ya sea por unas semanas o por un par de meses.

Mi primer Workaway lo hice en Pinnewitz, un pueblito de Sajonia, no muy lejos de Dresden. Ahí pasé 3 semanas en un castillo que una familia joven compró hace algunos años, y están remodelando y haciendo dentro departamentos para alquilar a turistas.

Hice un poco de todo: trabajé en el jardín, aprendí algo de carpintería, cociné, limpié, corté leña, y hasta cuidé a la bebé de un año que me miraba y se reía cuando le cantaba en español. Después pasé unos días en Berlín, ya que aún no conocía la gran ciudad, y de ahí me vine a Lancken Granitz, en Rugen, una isla en el norte sobre el Mar Báltico con algunas playas muy pintorescas, que siendo verano está lleno de turistas, y trabajo en limpieza en un complejo de departamentos de alquiler temporal.


Lo bueno de este sistema es que ahorrás mucho dinero, tenés la posibilidad de adquirir nuevas habilidades, ganás muchísima experiencia, y además conocés gente de todo el mundo: hasta ahora he convivido y compartido tareas con helpers no sólo de Alemania sino también de Inglaterra, Francia, EEUU y Hong Kong. Otra ventaja es que te permite conocer pueblos y ciudades chicas que quizás de otro modo no visitarías. Siempre me gustaron las grandes ciudades, pero está bueno salir un poco de la Berlín cosmopolita y los empresarios de traje en Frankfurt y recorrer el interior. Eso me permite tener experiencias inolvidables, como darle todos los días la mamadera a un cabrito en Pinnewitz, o que aparezcan zorros en el jardín acá en Lancken Granitz.

¿Cómo sigue el viaje? Ahora tengo dos semanas libres hasta mi próximo destino, un hostel en Kitzbuhel (Austria) con el cual me contacté por Worldpackers. Como tengo que atravesar el país de norte a sur, voy a usar esos días para conocer un par de ciudades en el camino. Luego de Austria volveré a Alemania, a Fussen, para trabajar en otro hostel que encontré por Helpx. Y para más adelante ya tengo en vista un Workaway en una escuela Montessori al sur de Munich, enseñando español por dos meses. Como ven, le estoy sacando provecho a todos los sitios web.

Para orientarlos un poco, les dejo una breve reseña de cada uno:

Workaway es quizás el más conocido. Es fácil de usar, y permite crear cuentas individuales o de parejas/amigos. La suscripción anual individual es de 29 euros, y para dos personas 38. Hay muchos hosts en Alemania y en toda Europa, y la información allí es clara y está bien organizada. Ofrece además la oportunidad de ponerte en contacto con otros viajeros que están cerca tuyo. Podés encontrar “voluntariados” de todo tipo: granjas, casas de familia, hoteles, y más.

Helpx es quizás de los tres el que tiene más hosts en Alemania, pero la interfaz es la menos amigable de todas. No termina de ser cómodo para el usuario, y fue el último al que me adherí, porque no me terminaba de gustar. De los tres, es el que tiene la suscripción más económica: 20 euros por dos años. Al igual que Workaway, los trabajos que se ofrecen son variados, y están divididos por categorías.

Worldpackers tiene la particularidad de que la mayoría de los trabajos son en hotelería. Hay muy pocas ofertas en Alemania, pero para quienes quieren aventurarse un poco más por Europa puede ser útil. Los países con mayor cantidad de ofertas son España y Portugal. Es el sitio más caro de los tres, y se puede pagar por cada viaje que se confirma (con tarifas que rodean los 20 Dólares por viaje) o una tarifa anual de 49 dólares que te permite confirmar viajes ilimitados. La ventaja que ofrecen es una especie de “seguro”: si el anfitrión no cumple con las condiciones preacordadas, Worldpackers se encarga de encontrarte otro lugar cercano, o te paga 3 noches de alojamiento en la zona para que puedas reorganizar tu viaje. En cuanto a la plataforma, es la más ordenada y más atractiva visualmente.


Por último, la comunidad de viajeros es la otra gran clave para quienes quieran hacer un recorrido de este tipo. Couchsurfing es una excelente alternativa de hospedaje, aunque a decir verdad aún no tuve éxito ahí, pero sigo insistiendo. Igualmente no es la única: contacten gente a través de las redes sociales. A las dos semanas de estar en Frankfurt fui a un recital de Residente con dos argentinas que conocí en el grupo de Facebook de la WHV, y ahora estoy en otro grupo donde somos más de 10 compatriotas organizando para ir juntos al Oktoberfest. Y a todos, tarde o temprano, les hice o les haré el mangazo para que me alojen un par de noches en sus casas. Quizás en un par de semanas o meses te esté escribiendo a vos, pidiéndote que me recibas por unos días ja!

Grupo de Facebook: Working Holiday Alemania

Si estás decidido, o incluso si sólo estás buscando destino, porque todavía no sabés para donde partir a trabajar y viajar durante 1 año, podés leer la guía sobre Work and Travel en Alemania, donde tenés toda la información que necesitas para terminar de decidirte!

Te querés ir a trabajar y viajar por Alemania, visitá la guía principal sobre:

Work and Travel en Alemania


Deja un comentario