experiencia australia viajeros work and holiday

Seguimos sumando nuevas historias de otras personas que se animaron a irse de Working Holiday a Australia, y que esperamos les ayude a decidirse si es que están en duda, de irse a viajar y trabajar por el mundo!

Si sos muy nuevo en este mundo de las Working Holiday Visas, te recomendamos empezar leyendo “¿Qué es una Working Holiday visa?“, y si ya tenés algo de idea, después leer esta historia, si ya estás convencido te dejamos el link a la Guia Working Holiday sobre Australia.

Ahora si, les dejo al historia de Victoria, contada por ella misma, sobre su año en Australia!

Los primeros días en Sidney

Experiencia-Australia-

Mi viaje empezó mucho antes de subirme al avión de Qantas en Ezeiza. Desde hacía mucho tiempo, con dos amigas de toda la vida, Paula y Abril, lo veníamos planeando y soñando hasta que finalmente llegó el día de pisar tierra australiana.

Como la mayoría de los “workingholiders” nuestra aventura comenzó en Sydney, donde aterrizamos con muchísimas expectativas, ansiedad, alegría, pero también muchos miedos. Llegamos un 26 de diciembre. Nos habíamos prometido tomarnos unos días de vacaciones, que de todas formas fueron forzados porque en esa ciudad todo muere hasta después de las fiestas.

Asi que nos relajamos, nos dedicamos a conocer nuestro nuevo hogar, a pasear y a hacer los primeros trámites burocráticos: abrir la cuenta de banco, cambiar plata, comprar el chip del celular, la tarjeta de transporte, etc.

Después de una semana de “turistear” y explorar un poco el país donde los autos se manejan del lado derecho y hay que tocar un botón para que el semáforo de peatones se ponga en verde, nos sentimos listas para tirar los primeros cv’s.

Búsqueda laboral…allá voy!

Un 2 de enero decidimos ir a Bondi, la playa de moda entre los jóvenes latinoamericanos, para conocerla y de paso ver qué onda la movida del lugar con idea de volver al día siguiente armadas de cvs, cartas de recomendación y todas esas cosas que creemos que nos sirven a la hora de conseguir un trabajo.

Caminamos menos de media cuadra y enseguida vimos un café con un cartel escrito a mano en la puerta que indicaba que estaban buscando un barista con experiencia para empezar a trabajar enseguida. Bien kamikaze, entré para presentarme y decirle a quien me atendió que yo tenía experiencia como barista (mentira, solo había hecho el curso de 8 clases en Buenos Aires), a ver si podía volver al otro día para dejarle mi cv, ya que no lo tenía encima.

La señora, muy simpática, me dijo que volviera en una hora para una prueba. En australiano, el tan temido “trial”. Me dio un menú con todos los tipos de cafés australianos, y me dijo que me los estudiase. Por supuesto me hice la superada y le dije que no había problema, pero de más está decir que ni bien salí del lugar casi me hago pis encima.

En ese instante caducó nuestro día de playa y nos encerramos con mi amiga en un café a estudiar lo que me acababan de dar. Pasó una hora, tenía que volver al lugar, pero lo único que quería hacer era irme corriendo a mi casa al grito de: “Me rindo, me rindo”.

Me rindo, me rindo

Para hacerla corta, entré, me pidió que hiciera un cappuchino, me mostró cómo funcionaba la máquina, hizo uno ella, y después me cedió el lugar a mí. Entre los nervios, la máquina que era diferente a la que tenían en el curso que había hecho en Buenos Aires y mi falta de experiencia real como barista, hicieron un combo explosivo.  Una situaciuón que terminó con la leche volando por los aires, el piso todo manchado, mi cara de no sé cómo hacer para parar esta máquina de mierda y la mujer que me quería comer cruda, pero que se apiadó porque vio como me temblaban las manitos.

Cordialmente me dijo “Thanks, we keep in touch”, que en la traducción simbólica de los que buscan trabajo es lo mismo que te digan “No sos vos, soy yo” en una relación. Básicamente, una manera sutil y elegante de decirte que no te quieren ver nunca más ni en figuritas.

Medio frustrada y medio aliviada por haber salido corriendo de ese bar del terror, nos fuimos y al día siguiente no volvimos a Bondi, sino que decidimos probar suerte en otros lugares.

Sidney, ciudad diversa

sydney australia

Lo que tiene Sydney es que tiene muchos barrios, o “suburbs” como les dicen ellos. Es como si en Capital Federal un día fueras a tirar CVS a Palermo, otro a Recoleta, otro a Belgrano, y ante la desesperación empieces a tirar en Devoto, Parque Chas, Parque Patricios y cualquier barrio aledaño.

Así fue que los días siguientes nos dedicamos a ir un día a cada barrio, pila de cv’s en mano, y entrando local por local preguntando si estaban buscando gente. Muchos lo estaban, a pesar de no tener ningún cartel en la puerta que lo indicase. Con lo cual siempre es cuestión de entrar con una sonrisa y preguntar.

experiencia australia working holiday

Finalmente, tres semanas después de una búsqueda relajada conseguimos trabajo. Yo en un restaurant italiano muy grande, en la parte de la cafetería y posteriormente también en el bar; Pau, una de mis amigas, como moza en un restaurante griego en un barrio de los suburbios de Sydney; y Abril, mi otra amiga, también como moza en un restaurante australiano enfrente de la playa de Manly a unas cuadras del mío.

La conclusión que sacamos ese momento fue que efectivamente que trabajo hay. Australia es un país que está muy preparado para este tipo de visas y todo el tiempo hay rotación de gente, por eso siempre hay puestos disponibles. Pero también es verdad que hay que moverse para conseguirlo. Cuantos más conocimientos se puedan traer desde casa, mejor va a ser. No para el cv, porque al fin y al cabo siempre mentimos un poquito (bastante) en nuestra experiencia, pero sí para sentirse más seguro a la hora de enfrentar la búsqueda y estar más preparados a la hora de los “trials”. Después, todo se aprende trabajando y para las siguientes búsquedas ya se van a sentir expertos en la materia.

Tips laborales

Experiencia-Australia

Una clave que a mí me sirvió muchísimo fue anotar en un cuaderno cada día a todos los lugares donde había dejado un cv, con la dirección incluida, y si es posible el nombre de la persona con la que había hablado. Esto parece una tontería, pero después de dejar 50 currículums, llega un momento que no te acordas ni donde dejaste, y no queda muy serio si vas por error dos veces al mismo lugar, como tampoco si te llaman del lugar y no te acordas donde quedaba.

Después es todo paciencia y perseverancia!!

byron bay australia

Mi segundo trabajo lo conseguí en Byron Bay. Llegué a ese paraíso terrenal con mi novio cuando la temporada había terminado. Estaba por llegar el invierno, y todo el mundo nos decía que iba a ser imposible que consigamos algo en esa época. Sin dejarnos vencer por las especulaciones ajenas, utilizamos los mecanismos que habíamos aprendido de la búsqueda anterior y a los dos días empecé a trabajar en el restaurante más lindo de todo el pueblo (el único restaurante con vista directa a la playa, desde donde veíamos saltar a los delfines y semanas más tarde a las ballenas que llegaron a esas costas para dar a luz a sus crías). Sin contar que tuve que rechazar unas cuantas ofertas, es decir que tuve para elegir.

Resumen del viaje

Durante mi visa, entonces, tuve dos trabajos diferentes, me fui de vacaciones por Australia, me crucé a Bali, me compré un auto, lo vendí, ahorré, me compré todo lo que quise, conocí muchísima gente, viví con personas de diversas nacionalidades, aprendí en el trabajo, aprendí afuera del trabajo, conocí otras culturas, me conocí muchísimo a mí, de desafié, me superé, me reí, lloré (cuando me tuve que ir de Byron), y al día de hoy puedo decir que fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida.

Si tuviera que decirle algo a la Vicky que se estaba subiendo toda nerviosa, ansiosa y temerosa al avión de Qantas aquel 26 de diciembre de 2016, le diría que no tenga miedo, que disfrute, que las cosas a veces pueden no salir como se las planea, pero que al final, todo va a estar más que bien.

Les dejo algunas fotos mas de mi viaje:

experiencia australia working holiday

experiencia australia working holiday

experiencia australia working holiday

experiencia australia working holiday

experiencia australia working holiday

Victoria.

Esta fue la historia de Victoria que se animó, como tantos otros de ustedes a dejar su rutina en Argentina y emprendió este viaje del cual, por lo que vemos, según sus propias palabras “fue una de las experiencias más enriquecedoras de su vida”. 

Y ahora es tu turno? Qué estás esperando? No tenés excusas, mira todas las opciones que tenés para irte de Working Holiday, incluído obviamente Australia!!!

Te querés ir a trabajar y viajar por el mundo:

Elegí tu destino ahora!


Deja un comentario