argentino salvo vida chico laos

Esta es otra historias de esas que nos demuestran que se pueden cambiar vidas, se puede ayudar, que se pueden hacer muchas cosas desde uno mismo, cuando algo realmente te toca el corazón. Espero que esto nos sirva a todos, para motivar muchas mas historias como está!

Es la historia de Gonzalo, que estuvo trabajando y viajando por Australia (ver Work and Travel Australia), para la luego irse de viaje al Sudeste Asiático, en el cual, terminó literalmente, salvándole la vida, a un chico de Laos, que tenía una enfermedad muy grave, gastando todos sus ahorros, y también recibiendo ayuda de sus amigos y familiares.

Yo leí la nota, y la verdad que me saco el sombrero ante Gonzalo, me la pasé llorando, lagrimeando, durante todo el artículo, me pareció increíble, todo lo que hizo, y lo que luchó para hacerlo, porque no fue nada fácil por todo lo que tuvo de pasar, además de todo el dinero que gastó.

La nota la vi en “La Nación“.

La historia completa de Gonzalo:
De Viajero a Héroe en Laos

Tras realizar el programa “Work And Travel” en Australia, Gonzalo Erize desembarcó en Laos, en el sudeste asiático, esperando hallarse a sí mismo. Intuía que era un viaje distinto a cualquier otro que hubiese hecho, pero no imaginaba cuánto. En el pequeño pueblo de Póng Khám, en donde apenas alcanza para sobrevivir, se encontró por casualidad con un chico que sufría una extraña enfermedad que ponía en peligro su vida. Cuando lo vio, hubo un quiebre en él. A partir de allí hizo todo para salvarlo.

Fue un instante en que sus miradas se encontraron. Saun, que estaba sentado solo a un costado de la cancha (cuatro palos de madera), miraba cómo sus compañeros se divertían. Quería jugar; soñaba incluso con hacer gambetas, pero a sus once años de vida su batalla era otra: tenía huesos extremadamente débiles y un abdomen que parecía a punto de explotar.

Gonzalo estaba ahí. Era el 25 abril y la mañana sofocante- como suele ser todo el mes- dificultaba la respiración. Pero cuando la pelota desgastada empezó a rodar, poco importó. Saun seguía el juego, siempre con una sonrisa. Esa sonrisa tan típica en todos los habitantes de Póng Khám.

Así se conocieron y a partir de ese momento pasarían mucho tiempo juntos. Gonzalo sintió que debía hacer algo y no entendía cómo Saun podía vivir así ; más inexplicable aún le resultaba que nadie, ni siquiera su propia familia, supiese el nombre de la enfermedad.

En Phón Khám no existe el lujo. Ni siquiera hay agua caliente; sólo montañas y casas de bambú. Saun vive hacinado con sus padres y sus tres hermanos. Cuando nació vendieron todo lo que tenían por tan sólo 150 dólares para afrontar una operación quirúrgica.

En la cocina- plagada de moscas- Gonzalo charló con ellos. No sabía ni una palabra de lao, pero gracias al administrador del sitio donde se alojaba, que ofició de traductor, logró hacerse entender. Tenía una idea: llevar al pequeño a la capital de Laos, Vientián, para que sea tratado. La mamá de Saun- que los acompañaría- se largó a llorar y lo abrazó; él sonrío.

“En el mismo momento en que vi a Saun decidí ayudarlo. Es difícil explicar, pero algo dentro de mí se empezó a movilizar y me decía que debía actuar. Me di cuenta que era el único que podía hacer algo por él, o iba a estar condenado a vivir sufriendo. Ese día me prometí que iba a ir hasta lo último para salvarlo”, dijo.

Gonzalo, quien estudió Recursos Humanos en la Universidad de El Salvador y trabajó varios años en el rubro, empezó a sentir que iba a haber un antes y un después de conocer a Saun. Siempre le gustó recorrer distintos países, pero ahora sentía que estaba haciendo algo más que ser un simple turista. En la Argentina trabajó en diversas ONGs, y, entre otras tareas solidarias, repartió comida a la gente de escasos recursos o, incluso no era extraño verlo en Palermo, donde vive en la Argentina, escuchado a una persona en situación de calle para tratar de ayudarla.

El viaje apenas empezaba…

argentino salvo vida chico laos

El Enano

Al día siguiente tomaron un colectivo. Mientras Gonzalo no dejaba de asombrarse por el camino lleno de pozos por el cual circulaban, pero, sobre todo, por las gallinas que llevaban los pasajeros en pequeñas jaulas y las calabazas arriba del techo del vehículo, pensó por primera y única vez: “¿Qué hago a cargo de dos personas que no conozco gastando mi plata?”. Pero la respuesta ya la sabía. “Pase lo que pase, todo va a valer la pena”, se dijo a sí mismo.

Tras cinco horas de viaje llegaron a destino. En el hospital y luego de los primeros chequeos le informaron que Saun debía permanecer internado y que harían falta muchos estudios.

Los días pasaban. Los pacientes eran muy pobres. Había desesperación: muchos no podían pagar el tratamiento que necesitaban. En el piso de Saun, había otros chicos: Gonzalo les regaló juguetes a todos y se pasó tardes enteras jugando con ellos.

“Hay mucha gente que sufre y sobrevive todos los días con lo mínimo e indispensable. Me duele ver esto. Mi pensamiento siempre fue «sé que no puedo cambiarle la suerte a todos solo, pero si hago algo por tan sólo una persona, puedo cambiar mucho»”, reflexionó Gonzalo.

Diez días después los médicos le comunicaron algo que no quería escuchar: la enfermedad que tenía Saun no podía ser tratada en Vientián y le dijeron, incluso, que no sabían con certeza qué padecía, aunque sí, que necesitaba urgente ser tratado.

“Ahí me dije, ¿qué hago ahora? ¿Todo por nada? ¿Voy a rendirme sin más? Averigüé sobre los mejores hospitales que estuviesen cerca. Había que ir a Bangkok”, recordó. Pero había un problema… Ni “El Enano”- así lo empezó a llamar de manera cariñosa Gonzalo a Saun- ni su madre tenían pasaportes.

Los pasaportes

– Usted ve a ese chico ahí. Si no tiene los documentos para salir del país esta semana, se muere. Su vida está en sus manos ahora- le advirtió Gonzalo a la persona encargada en el Ministerio de Relaciones Exteriores, que le había informado una serie de trámites a realizar que llevarían mucho tiempo y de imposible cumplimiento.

– … (Silencio)

– Vamos a hacer esto: traiga una carta del director del hospital de Vientián que diga que el chico no se puede tratar en Laos y tiene que ir a Bangkok- le dijo el empleado

Y así fue. No quería esperar un minuto más. Paró al primer Tuk Tuk( taxi) que pasó y fue directo al hospital. Ya tenía la carta. Volvieron al Ministerio; ahora faltaba llenar los formularios con los datos personales de Saun y su mamá. El problema: ninguno de los dos sabía leer ni escribir.[ “Dios, decíme como escribir en lao”, dijo Gonzalo]. Un hombre que veía que hacía un tiempo que estaban con los documentos sin avanzar, se acercó. Se sentó con ellos y, tras una hora y media, todo estuvo listo.

Los ahorros de Gonzalo se estaban terminando, pero prefería no pensar mucho en ello. Les había contado a sus amigos y familia la historia de “El Enano” y lo que estaba haciendo: había cancelado su viaje por el continente para intentar ayudarlo. Fue entonces que recibió un correo de sus amigos. “Gonza, vos ocúpate de salvar al pibe, acá vamos a empezar a juntar plata para ayudarte”, le escribieron.

El sueño

onmovido por la historia, un amigo que había viajado con él, y que incluso había pasado unos días en Phòng Khám, volvió a Laos y aportó el dinero para los pasajes. Ya en el avión, la mamá de Saun pensaba que la nave se iba a caer y empezó a rezarle a Buda, mientras “el Enano” saltaba de la alegría.

Un mes y 12 días después Saun fue dado de alta del hospital Rajivithi. La enfermedad congénita que lo afectaba se llamaba Hirschsprung, que produce una dilatación extrema del colón. Los nervios están ausentes y eso impide que existan los movimientos para que avance el contenido intestinal, haciendo que se produzca un remanso y posterior obstrucción.

En total se juntaron 6500 dólares que permitieron no solamente pagarle la operación a Saun sino también, como sobraron 1500 dólares proque Saun fue dado de alta antes de lo que se pensaba, se ayudó a la hija de un refugiado pakistaní.

Cuando Gonazalo volvió a Phòng Khám fue nombrado lo que en la Argentina se conoce como “visitante ilustre”, algo que nunca olvidará…. ” Todos los del pueblo me regalaban pulseras para la suerte, no sabés lo que fue….”, le dijo a LA NACION vía skype desde Indonesia.

“Lo importante es que todos tiramos para el mismo lado sin importar los credos. Acá hubo de todo. Musulmanes, católicos, hindúes, que ayudaron a que se haga el sueño. Gente que sé que no le sobre nada también contribuyó para cumplir el sueño. Me llegaron cientos de mails y personas de países como Australia, Inglaterra, y demás se unieron en esto. Es increíble lo que se puede lograr cuando todos empujan para adelante”, señaló.

Saun mira al potrero… Son algunos segundos que lo llevan al pasado. Los amigos ya preparados para jugar al fútbol, lo llaman. El sueña con las gambetas. Sabe de eso

Lo vi en “La Nación“.


Deja un comentario

5 comentarios en “De viajero a héroe: Gonzalo le salvó la vida a un chico de Laos

  1. Gran historia y gran relato. Me parece poco prolijo de tu parte no aclarar que la nota desde el título “La historia completa de Gonzalo: De Viajero a Héroe en Laos” para abajo, no son tus palabras sino las exactas palabras del periodista de La Nación. Por más que pongas al final el “lo vi en la nacion”, eso se aclara al inicio, sino es un poquitito plagio no?

    1. Nunca lo hice con la idea de plagiar, porque aclaro que lo vi en la nación, ahí lo agregué al principio para que no se preste a confusión, lo cual nunca pensé que pasara, porque el principio digo “cuando leí la nota”, pero bueno.. 😉 Exitos!

  2. Hola, me encantó el artículo, y me encanta recibir tus correos. Leí éste en concreto y me puso los pelos de punta!

    gracias por la buena onda, un abrazo!

  3. Personas como estas necesita el mundo entero. Ejemplo de vida!! Gracias. Gracias por la historia y gracias por saber que eyudar a los demas tbn es sentirse feliz. Muchas muchas gracias! Abrazo viajero