indonesia sudeste asiatico lombok

Y asi fue que llegamos a la isla de Sumbawa, tipo 3 de la tarde. De ahi seguimos manejando con la idea de llegar hasta Sumbawa Besar, unos 150kms desde la costa donde nos dejo el ferry. A primera vista ya se podia ver que, si no eramos los unicos viajeros en toda la isla, habia como mucho, 7 u 8 mas. Se notaba que es aun mucho menos desarrolada que Lombok, y mas pobre.

A los 30 minutos de estar manejando, se largo a llover con todo, pero tan fuerte que tuvimos que parar. Daba un poco de miedo manejar por esos lugares, porque se llegaba a romper la chata, o cualquier problema que tuvieramos, no habia absolutamente nada de nada, sino hasta llegar a la ciudad de Sumbawa Besar. Se hizo de noche, y nosotros con el mapa entre las manos, tratando de llegar a la ciudad. Si bien nos agarro un poco el miedito, terminamos llegando a Sumbawa Besar, lo que parecia ser “la civilizacion”.

Una vez en la ciudad, paramos a comer algo, porque obvio que por el camino no habia ni un solo lugar para comer. Ahi de nuevo, pedimos con nuestro frondoso lenguaje de senas para comer, y se nos complico un poco para preguntar donde encontrar un hotel. Suerte, y mucha suerte tuvimos, que justo aparecio una sra que al ver nuestro cara de perdidos nos dijo, con un ingles muy formal “May I help you Sir?” ( En que puedo ayudarle Senor? )… Faaaaaaaaahhh, esa si que no me la esperaba. Hablamos un rato y nos indico que habia 1 o 2 hoteles a un par de cuadras.

De ahi nos fuimos caminando a ver si encontrabamos los hoteles. La ciudad no tiene absolutamente nada de turistico, y no creo que haya habido otros turistas, mas que nosotros dos. Ademas toda la gente nos miraba como diciendo “Que hacen estos dos bichos raros aca???”. Posta que la gente pasaba, y se quedaban mirandonos, y se veia que comentaban algo jeje. Es mas, hasta varias personas en la calle, o por ahi que pasaban en moto por la calle nos decian “Hey Mister, Hello!!!”, nos saludaban. Y los pocos que se aventuraban a conversar con nosotros, nos preguntaban de donde eramos, que haciamos, y demas. Al escuchar que era de Argentina, se escuchaba ahi al toque, acompanada de una sonrisa, la palabra magica “Messi, Messi, futbol”. Es mas, hasta uno me dijo, creo, la lista completa de jugadores argentinos jugando en europa, incluso mas de los que yo conozco jejej.

Esa noche, paramos en un hotel bastante precario, comimos algo, y dimos una vuelta por la parte, mas… turistica, mejor dicho, la parte con luces de la ciudad jeje. No habia nada que ver en ese par de cuadras, asi que volvimos a nuestro hotel a cargar energias para el dia siguiente, en el cual ibamos a tratar de llegar a las Komodo Islands.

Nos levantamos tempranito la manana siguiente y salimos, con destino a Sape, desde donde ibamos a cruzar en ferry hacia las Islas de Komodo.( Origen: primera flecha a la izquierda, destino: flecha a la derecha ). La isla que esta abajo de la flecha amarilla que esta a la derecha, es la isla de Komodo.

Una vez mas en la ruta, como siempre, mapa en mano, nada de GPS, y a seguir con fe de que nada se rompa y llegar a Sape, sanos y salvos. Despues de una hora de manejar hacia el oeste por una ruta en no tan malas condiciones, no topamos con lo que parecia, el fin del mundo jejej. La ruta estaba absolutamente destruida, era imposible ir a mas de 20 km/h, o por lo menos en nuestra chatita, capaz que si andan en una Grand Cherokee no tienen problemas, pero en nuestro vehiculo era imposible. Asi y todo, seguimos 2 horas mas en esas tierras en el medio de la nada, cada tanto uno que otro pueblo perdido, pero pueblos muuuuy pobres, gente caminando con sus gallinas y vacas por la  calle. Despues de 3 horas de adentrarnos en la isla, y haber hecho, como mucho, 100 kms, no replanteamos un poco las cosas. Primero porque evaluamos por primera vez, que pasaba si se nos rompia la chatita, o si, por ej, no podiamos llegar a destino ese mismo dia, o si nos perdiamos, bla bla bla. Como podran darse cuenta, lo que en realidad paso, es que… nos agarro un poco de “julepe-cagaso-miedo” en pocas palabras. Lo hablamos un poco con Joey, y despues de estar bastante molestos de circular a 20km por hora con la chata sacudiendose para todos lados por el tamano de los pozos, decidimos dar marcha atras.

Si si, y asi fue, asi se frustro nuestro viaje hacia las Komodo Islands, y hacia Flores tambien. Sabiamos que habia un colectivo que cruzaba la isla de punta a punta, pero ya no teniamos donde dejar la chata, y tampoco tiempo para llevarla donde la alquilamos y volver. Y otra cosa que nunca supimos fue, si ibamos por el camino correcto, por la ruta principal que cruza la isla, o si nos habiamos re perdido y estabamos yendo por cualquier lado.

Asi fue que emprendimos la retirada, volver a Sengiggi en Lombok a devolver la chatita, y de ahi tomarnos un ferry hacia Bali ( la civilizacion jaj ). Nos tomo 2 dias volver hasta Senggigi, primer noche paramos en Mataram ( lombok ) y al otro dia ya estabamos en Senggigi. Paramos un dia en Senggigi y al otro dia salimos en Ferry hacia la isla de Bali.

Si bien no pudimos llegar a destino, fue toda una experiencia el viaje hasta donde pudimos llegar. Todas las cosas por las que pasamos, como te sentis en esos lugares donde estas tan pero tan lejos de todo, ver como vive toda esa gente, y miles de cosas mas que cuesta describirlas con palabras.

Aca les dejo un videito de “Surfari”, asi le llaman los que van a hacer surf a estas islas. Sumbawa es conocida por el nivel de las olas que hay. Al principio el video muestra un poco y habla de lo dificil que es llegar. Si quieren ver mas, pongan en youtube la palabra “sumbawa” que salen un par mas.

Y aca el album de fotos, no hay tantas porque a esa altura andabamos medio estresados y no saque muchas fotos.

Esta entrada es parte de mi viaje por el Sudeste Asiático, seguí todos los capítulos de este viaje en “El viaje por el Sudeste Asiático

 

 


Deja un comentario

4 comentarios en “Road Trip desde Lombok a Flores – Parte 3

  1. (continuación de “De Lombok hasta Sumbawa…”)

    Llegó Berna a Sumbawa,
    y así siguió manejando,
    la lluvia lo iba mojando,
    y la ruta no cedía,
    la chata se le movía,
    con unos baches saltando.

    Con un mapa medio loco,
    conoció Berna un pueblito,
    era más que chiquitito,
    y con gente futbolera,
    ¡y a la Pulga delantera,
    la alentaban despacito!

    Mientras hacía su trayecto,
    el cordobés se retobó,
    y media vuelta se pegó,
    hacia el punto de partida,
    – la chatita iba ofendida,
    del argento que desconfió. –

    P.D.: Me veo gustosamente obligado a comentar (y a versear) tus viajes. ¡Dale pa’ delante, nomás!