Como recordarán este viaje es parte de todo el tour que estoy haciendo por el Sudeste Asiático, así que sacamos pasaje en el famoso Sleeping bus, desde Vientiane, en Laos, para ir al muy conocido Vietnam, pero específicamente a la frontera Hanoi. En el Sleeping Bus, que de “sleeping” no tiene mucho, porque la verdad que ni Tusam te pone a dormir ahi. Imaginense que hay tres filas de “camas” en el colectivo, como ya se daran cuenta muy anchas que digamos no son jjeje. Y largas tampoco, capaz que para el asiatico promedio estan bien, pero para el resto que somos “altos” ( +1.70 aca es considerado alto ) nos quedan un poco incomodas las camitas jeje. Igualmente algo se duerme, aunque a veces dependiendo de que sleeping bus te toca, preferiría uno comun con asientos reclinables y listo.

En Vientiane “perdimos” a dos miembros de la banda, que siguieron distintos caminos, Simon y Scott. Simon, un idolo, maestro, capo, 40 anos, una energia y un carisma, envidiable, vendio todo en Inglaterra y se largo a viajar. Hace ya como 2 anos que esta viajando y sigue por mas, anduvo por todooooooooooos lados, pero no se cansa de decirme que las Argentinas son las mujeres más lindas que vio en su vida jeje, ahh y tambien nuestra carne, enamorado del asado también jeje.

Nos tomamos un transporte hasta la terminal del lugar, y cuando estabamos llegando a esa re mugrienta estación, vimos que habia mucha gente como amotinada en el medio, sin entender mucho que pasaba. Nos bajamos de la traffic, y se desato el caos, se vinieron como 15 personas corriendo hacia nosotros a los gritos, un kilombo, yo no salía si me iban a robar, me querían vender algo, o me querian pedir un autógrafo jejeje. Un par quisieron “ayudarnos” a bajar los bolsos del techo a lo que un par ( los más grandotes del grupo ) les pusieron el pecho, diciendo “para la mano loco, que te hacemo boleta si me toca’ lo bolso'” ( eso le dijeron en inglés claro! jeje ). Y ahí nos amotinamos nosotros en grupo, con nuestros bolsos, resulta que todo esa gente está allí tratando de venderte, en realidad de meterte adentro de un colectivo para que les compres el pasaje a ellos. Nosotros por suerte habíamos comprado el pasaje por adelantado.

Aquí otra foto de la estación mugrienta

Nos quedamos allí esperando hasta que sea la hora de salir, y a todo eso, seguíamos viendo como todos esos “vendedores” acosaban a cada persona que llegaba a la estación. Es más, hasta por ahí metieron a uno a la fuerza arriba de un colectivo, que nosotros broméabamos que el flaco queria ir a Chiang Mai, y lo metieron en un colectivo que iba para Bangkok ejejej, porque definitivamente el se quería bajar jejej.

Y asi salimos en nuestro sleeping bus como a las 7 de la tarde desde Vientiane ( capital de Laos ) hasta Hanoi ( capital de Vietnam ). Paramos en un parador en la ruta a comer una “noodle soup” ( algo así como una sopa con fideos ) y seguimos viaje pero no por mucho más. Hasta la una de la manana, el colectivo paro de nuevo, pasaron 15, 30, 45 min y no seguíamos, nos bajamos a hablar con otros backpackers que estaban sentados afuera y nos enteramos que el chofer se habia ido a dormir al hotel que estaba enfrente jejej. Hasta las seis de la manana contiuamos el viaje, flor de siestita se pego el hijo de pu… mientras todos esperabamos arriba del colectivo.

Aquí estamos esperando arriba del colectivo
Aquí estoy yo con uno de los pasajeros

Así se miraba cuando todos estaban dormidos dentro del colectivo

Llegamos a la frontera con Vietnam como a las 9 am, con algo de lluvia, hicimos los papeles del lado de Laos y cuando salimos para subirnos al colectivo, CHAN!!! el colectivo no estaba más. Siempre hay uno que siempre piensa lo peor en el grupo, y esta vez no falto ese tal que dijo “se fue el bondi, nos robaron los bolsos”. Ahí empezamos a correr medio que para cualquier lado para tratar de encontrar el colectivo. Al final no se como, porque nunca nadie nos dijo nada, salimos corriendo desde el lado de Laos, con lluvia, por la ruta que para colmo era en subida, cruzamos un puente, seguimos como unos 1000 metros mas y llegamos al lado de Vietnam. Tendrian que haber visto esa escena de desesperacion de 10 personas ( nosotros ) corriendo por la ruta, sin saber que pasaba jejej. Ahí buscamos un poco y encontramos nuestro colectivo, el chofer dijo que dejaramos los bolsos ahi, pero cada uno de nosotros manoteo lo suyo y nos fuimos a hacer los papeles “vietnamitas”, por las dudas vieron! jejeje.

Ya en suelo vietnamita, nueva cultura de nuevo, el pedir permiso no existe y el ser amable tampoco, o esa fue la primera impresión al llegar. Estábamos ahi entregando nuestros pasaportes y la gente un poco más te empujaba para que te corras de su paso, sin importar si eras hombre o mujer. Todo el mundo escupiendo además, no sé si tienen algo asi como el “sindrome del escupitajo” o compiten a ver quien los mas sacas más verdes, son un asco, desagradables jejeje!!!!

Una vez con los papeles en mano, Qué paso? Corrida de nuevo! Porque el colectivo se podía ver que nos estaba esperando como a 1km. No sé porque el chofer, con lo que estaba diluviando, en vez de esperarnos cerca de la frontera, lo estacionó lo mas lejos posible y nosotros empapándonos jejej. Y asi seguimos más o menos unas 10 horas mas, hasta llegar a Hanoi. Al final no fue tanto, solo 24 horas de colectivo, toda una aventura… Pero llegamos a Vietnam!!!

Esta entrada es parte de mi viaje por el Sudeste Asiático, seguí todos los capítulos de este viaje en “El viaje por el Sudeste Asiático


Deja un comentario