Aquí una foto de la bellísima Sydney, Australia

Buenas mis queridísimos lectores, amigos, familia, y demás. Llegué sano y salvo en mi primer viaje hacia Australia después de no se cuantas horas de vuelo desde Auckland, porque con el cambio de horario y todo, estaba re perdido. Desde antes de aterrizar, se podía apreciar la belleza de Sydney desde el aire. Con todas esas bahías, edificios, puentes, de todo.

Sydney, Australia desde el aire

Llegué al aeropuerto, y se me frunsió un poco ja!. Creo que no tenía que demostrar que tenía plata para estar por tiempo suficiente sin trabajar, y seguro médico por un año, pero igual estaba un poco con miedito de que me pidieran algo. Al llegar a la ventanilla, le dí mi pasaporte italiano, no me preguntó absolutamente nada, le puso el sello y abianchii nomás, zafamooooooos, estoy adentro!! Estoy en Sidney, Australia!!!!!

Una vez dentro del aeropuerto, lo primero que pensé fue “uhh ahora como mierda llego hasta el centro” ( Información para los recién llegados ) , mejor indicado y señalizado, imposible. Creo que me tomó 5 minutos llegar a la estación de subtes, que está ahí mismo en el aeropuerto. Una vez en la estación, primer mundo de nuevo, me tomo otros, no sé, 2 minutos, averiguar a cual subte me subía y donde me tenía que bajar.

Aquí estoy en el subte del aeropuerto que me llevaría al centro de Sidney, Australia

Dentro del subte pantallas diciéndote la próxima parada, también por parlantes, si te perdés es porque sos medio naboleti. Me bajé en el centro y salí a la superficie. Ahí me di cuenta de dos cosas, primero que en Australia hace calooooooooooor en serio, como extrañaba sentir los poderosos rayos del sol. En Nueva Zelanda lo máximo debe haber sido 30 grados como mucho, y con viento. Y de lo segundo que me di cuenta al caminar solo una cuadra, con semejante calor, fue…. Que pelotuuuuuuuudo que soy, como me voy a comprar una mochila para meter todas mis cosas, si para eso alguien invento la rueda, quiero mi valija con rueditas de nuevo, cargar con 20 kilos sobre la espalda más unos kilitos de la mochila de mano, es inhumano.

Porque de una, que al ir a comprar la mochila se te viene esta imagen a la cabeza, y uno se olvida que la mochila tiene ropa adentro y no papel!!!:

Así me imaginaba yo con la mochila pero nooo

Que después se termina conviertendo más en la primera imagen de abajo, y ahí te acordás de la tan valiosa valija.

Aquí es el país donde hay que llevar valija

Llegué al hostel que había reservado desde Nueva Zelanda, un poco mas caros los hostels acá.  El hostel estaba en el barrio King Cross. Si en Nueva Zelanda el rango va de 18 a 27 kiwi dolares, acá va desde 22 a 35 dolares australianos. Pero era obvio, no se puede comparar Sydney con Auckland, debe ser unas 5 veces mas grande, y mas lindo también. Llegué al hostel, dejé todas mis cosas y me fui a recorrer la ciudad.

Recorriendo el centro de Sydney

Increíble, los edificios son bastante variados, mucha mezcla de construcciones modernas y antiguas. Millones de personas caminando por la calle, esto me llamó mucho la atención, me parece que me había acostumbrado a Nueva Zelanda. Mucha gente, muchos chinos, como siempre, pero no tantos como en Nueva Zelanda, al parecer acá los fumigan un poco ja!. Central Sydney, es bastante grande, te toma su tiempo caminarlo, mas aun si te empezás a meter a los shoppings y todo eso.

Hay un par de shoppings monstruosos, recuerdo una esquina en la que tomé una escalera mecánica hacia abajo, y abajo había como 4 subsuelos de shopping que a su vez se conectaban con la manzana de enfrente con otro shopping. Después de una hora de caminar por el underworld tomo una escalera hacia arriba y salí como a dos cuadras de donde había entrado. Esto parece que a ellos le gusta también, el tema del underworld, quizás es porque hace mucho calor, tienen de todo abajo, shoppings, restaurants, por ejemplo todo esto es abajo del Opera House de Sidney ( cerca en realidad ):

Los comercios abajo del Opera House en Sidney

Abajo de toda esta agua en esta foto, hay un centro de educación física, con un polideportivo enorme con cancha de basket, piletas de natación, gimnasio, de todo, yo lo fui a ver y está increíble:

Así es Sidney Australia

Y ni hablemos de los subtes, y de las tremendas estaciones que tienen bajo tierra. Ah, estos subtes a veces van por fuera también, como si fuera un tren común  y hasta hay una estación que es al aire libre:

Estación de tren en Sydney

Estacion de trenes - Sydney

El transporte en la ciudad es increíble también, creo que los único que les falta tener para moverse en la ciudad es un servicio de hélicoptero puerta a puerta. Tienen el subte, que por supuesto siempre llega a la hora exacta que te aparece en el folleto, como mucho 1 o 2 minutos más tarde, y siempre te lo avisan en las pantallas. El servicio de colectivos, no lo use mucho pero también parece andar bien. El Monorail, sí,sí, como el de los simpsons, pero este no oculta nada, anda perfecto.

Monorail de Sydney

Así se ve desde abajo el Monorail de Sidney

Aquí va andando el Monorail, en Sydney, Australia

Aquí está también de noche el famoso Monorail

La primera vez que me pasó el Monorail (si si, de ahora en mas es Monoriel) por arriba, y yo estaba parado en la esquina, como que inconscientemente me corrí de abajo. Pensé, me va a caer un chorro de aceite en la cabeza, o en la camisa Armani ja!, o un pedazo de algo, yo que sé. Todavía me cuesta acotumbrarme a que todo anda bien. Y además, si querés ir por agua, en vez de tomarte un bondi hasta tu casa, si es que vivís en un barrio alejado, también te podés ir en barco hasta algunas partes.

El tráfico en las calles es bastante organizado, aunque acá SI se tocan bocina y se putean de vez en cuando también, cosa que en Nueva Zelanda no vi nunca, supongo que es la fiebre de las grandes ciudades.

Caminando por la ciudad me di cuenta de que no hay maoríes acá, voy a extrañar el acento de ellos diciendo “Whats up bro?“, “Whats up cuz?” o el famoso “Sweet as bro”. Tampoco hay mucha gente de las islas, tonga, Samoa o Fiji, o eso parece. Lo que si hay, que hay en toooodos lados es brasileros, apenas llegué, ya cruce un par “falando portugueis”. También muchas personas del mismo sexo de la mano por las calles.

Otro punto no menos importante es la seguridad que uno siente al caminar por las calles de Sydney. Gente con cámaras de 3000 dolares o mas en la mano, totalmente tranquilos, caminando, sacando fotos. Podés andar de noche, casi diría por cualquier lado en el centro, y en los barrios cercanos al centro, que no pasa absolutamente nada.

Los primeros días me dedique a pasear un poco, tampoco me iba a poner a buscar trabajo al segundo día, naaaaaaaa para un poco, estuve destripando pescado por casi 2 meses, quiero un descanso. Así que me di unas vueltas, e hice todos los trámites, ya me siento todo un Jason Bourne.

Así me sentía yo como Jason Bourne

Imagínense, ando con dos pasaportes, ahora tengo que dejar mi chip de vodafone Nueva Zelanda, y comprar una linea nueva de acá, sacar el “cuil” ( TFN ) australiano para poder trabajar ( ¿ Como obtener el TFN ? ), abrir otra cuenta de banco pero australiana, me siento en la película, aunque me falta un poco mas ( o algo ja! ) de habilidad a la hora de pelear no más.

Primero pensaba en trabajar en Sydney, hubiera estado bueno, pero cuando me enteré que pasar Navidad y Año Nuevo en Sydney costaba el doble mas o menos, lo pensé dos veces. Había hostels en 70 dolares por día y como muy barato en 60 por día. Ahí fue cuando me decidí a tomarme solo vacaciones en Sydney y después ver para donde cuernos disparaba, que no sea tan caro.

Ahh y debo admitir que en Nueva Zelanda ya me sentía como en casa, ahora que estoy fuera del país me doy cuenta. Ya sabía que comprar en el super, donde buscar trabajo, me conocía todos los lugares, ciudades, gente, todo. Ahora, todo nuevito, volver a empezar una vez mas, pero ahora en Australia.


Deja un comentario

7 comentarios en “Mi primer viaje hacia Australia

  1. Gagliar un abrazo grande desde aca, y seguro ahora mismo la debes estar pasando bomba por alla. suertee, enorrrrmeee fantaaaastico kadikar jeje, a ver si kadikard tira algo por el chivo jejeje