P1070136

El de arriba es Sergio haciéndose el que te trabaja jaaa!. Llegamos a Christchurch después de como 6 horas de viaje, mucho frío, mucho viento, y mucha lluvia durante todoooo el camino. Llegamos el sábado por la noche, paramos en un hostel, pocas ganas salir, afuera llovía a baldes así que a dormir nomas, además el domingo nos esperaba nuestra nueva familia que nos va a alojar, que en realidad es solo una señora que tiene un estudio de yoga.

Trabajando en Christchurch

El domingo después de buscar un rato en el google maps, encontramos la dirección de la casa a la que teníamos que ir. Agarramos el “caralho” ( nuestro auto ), y salimos hacia allá, era en un barrio bastante lindo, no muy alejado del centro, y ahí nos estaba esperando la mujer llamada Blossom ( alto personaje ). Golpeamos la puerta y como siempre, la gran duda, que hago?, le meto un beso, un abrazo, la mano, me hago el dolobu, miro para abajo y entro?. Al final fue mas fácil, ella nos abrió y dijo, “Please come in”, así que entramos y después sí, nos dió la mano.

Esta es una foto en la que estamos con la famosa Blossom:

Acá estamos Sergio, Blossom y yo

Blossom, 35 años, kiwi, nombre raro, costumbres raras, profesora y experta en yoga, y yoga chino o qiyong ( o algo así, cuando tenga internet lo busco bien). Además esta preparando su Phd ( doctorado ) en tratamiento del “Síndrome de la Fatiga crónica”, que según ella, es experta mundial en el tema. Unos 50 años según “eu”, aunque después confirmados por “ela” solo 35 ( estoy a full con el portugués eh?).

Blossom come a las 12 en punto y cena a las 3pm en punto, cada vez que su impecable iphone se lo recuerda. Cabe aclarar que según ella después no come mas hasta el otro día, cosa que es totalmente mentira, después sigue comiendo durante todo el día, yogurcito, frutitaas, y de vez en cuando nos veía comer a nosotros y se prendía también. Hasta la pescamos un día haciéndose 3, si 3 chorizos al horno, entonces yo le pregunte “Che, que onda? estas teniendo la cena como nosotros los argentinos a las 9 de la noche?” a lo que ella contesto “Nooooooo, snack snack”, seeeeeeee, snack se le llama a unas papitas y unos chizitos, no tres chorizos jaaaa!.

Extremadamente organizada, tiene anotado todo lo que va a hacer en el día, el día siguiente, la semana, y lo que tiene que terminar en ese mes, y hasta incluso las cosas que debería realizar en el transcurso del año. Esto no lo invente yo, sino que le revise su organizador de tareas en su flamante Mc Book Pro blanca ( computadora, para los no informáticos ), y ahí estaba todo todo escrito.

Como decía, Blossom nos dió la mano, y la entrada a un nuevo mundo, ya nos esperaba con todo un calendario de las cosas que quería que organizemos, arreglemos e instalemos. La mayoría eran todas “pavaditas” al estilo, pasarle todos los dvds a la compu, la música al itunes de wma a mp3, formatearle una notebook vieja, disenarle y comprarle todo un sistema de sonido para que ella pueda dar charlas alrededor del mundo, parlantes, mixer, micrófono wireless y demás yerbas. Así que con todas estas tareas y algunas mas, ella misma se encargo de organizar para que cada día de la semana tuviéramos trabajo durante las 4 horas de la mañana que nos tocaba trabajar, a cambio de comida y alojamiento.

Ahh me olvidaba, no había mesa en la casa ( ni una sola, podes creer? ), porque ella comía en el sillón o en la cama, así que siempre comiendo parados en la mesada, o haciendo equilibrio en una silla con el plato para no mancharle el piso.

En las tardes después de comer, salíamos a recorrer un poco la ciudad, muy lindo todo, muchas iglesias, construcciones viejas, y muchos lugares para ir de noche, cosa que íbamos a averiguar el fin de semana. Durante esa semana recorrimos todo lo que había para hacer gratis, museos, iglesias, caminatas, jardín botánico, todo todo todo. Si bien para las mejores cosas había que pagar, siempre hay tiempo, la próxima vez que pase por Christchurch las haré.

Un día, a mitad de semana, Blossom nos preguntó si queríamos hacer yoga con ella a las 7 de la tarde, a lo que accedimos con Sergio, sin saber lo que nos esperaba. Papaaaaaaaaá!!!, empezamos la clase, ella ubicada al frente, y mirando hacia adelante, Sergio a la izquierda, y yo atrás a la derecha, adelante no había un espejo ni nada, por suerte. Empezó la sesión de yoga, antes ella nos aclaró que durante la sesión de yoga ella no habla, y que nadie podía hacerlo hasta que no termináramos para que no se interrumpa la concentración.

Primero empezamos bien, tratando de seguirla a ella en lo que hacía, después de 5 minutos se empezó a poner complicada la cosa, y a los 10 min además de complicada, no me podía contener la risa de verlo a Sergio tambaleando para todo lados, haciendo esas formas imposibles a punto de caerse. Llegó un punto que no aguante mas y me fui a la pieza a reírme tranquilo ja!, obvio que después le dije que no seguí porque estaba perdido y no quería molestar en la clase.

En la ciudad nos volvimos a encontrar con Michelle y Vero, nuestras porteñitas amigas, no se si las recuerdan. Michelle es la que imita al topo Yiyo, y Vero te tira, así de una, cuantas letras tiene cualquier palabra. Vos por ejemplo, le decís “hipermetrope” y al toque te dice “12 letras”, altos personajes las dos. Ellas estaban viviendo en una especie de Vecindad del Chavo, con un living grande y todas piezas que podes alquilar, muy lindo el lugar, lleno de extranjeros. Nos hicimos amigos de un par de arabes ahí en la pensión, y también conocimos un uruguayo que hacia su despedida de NZ el viernes, así que ahí nomas nos invitó ( o nos auto-invitamos, no me acuerdo ja! ).

Viernes salimos un rato con las chicas, los árabes, y varios mas de la vecindad, frío de la re put.. madre. Entramos a un par de lugares, acá es común que no te cobren para entrar, así que entramos a todos lados, muy buenos pubs, otros mas tirando a boliches, muy buena la noche de ChCh ( Christchurch ) la verdad. Todo muy lindo salvo por…. acá viene el problemita, justo al lugar que nos decidimos a ir y quedarnos ahí, el guardia me toma del brazo y me dice ( en inglés ), aunque yo lo voy a traducir para el público en general, “Che flaco, estas muy borracho, por favor anda a comer algo, no podés entrar acá”.

Faaaaaaaaaaaak, no había tomado una gota ( de verdad!!! ), al ratito, los saca a los 3 árabes que estaban conmigo ( uno muy parecido a Sayid, pero mas gordo ) y a uno de los árabes le preguntó “Ustedes son brasileros?”. Para que, el árabe se puso como loco, le dijo “Y que mierda te importa a vos payaso de donde soy” ( traducción no literal ), así que de ahí nos fuimos para otro lado. Al parecer en NZ los brasileros no tienen muy buena reputación, muchos son de andar peleando y metiéndose en problemas con la policia, no todos por supuesto, pero esa parece que es un poco la fama que se hicieron. Al final terminamos yendo a otro lado mas tranquilo y hablando mucho con los árabes, que habían viajado por todos lados, uno nos contaba: “yo con 2000 dolares NZ ( unos 1000 us dolars ) estuve todo un mes en Tailandia, todo el día tomando, comiendo de lo mejor, yendo a los mejores lados, etc, etc. También nos dijo que cuando quisieramos ir para su país natal, que vayamos sin ningún problema, que le avisemos, que el nos hospedaba, que en Dubai había mucho trabajo, maravillas nos hablo, así que quien dice que no se viene “Expedicion Dubai”.

Sábado salimos de nuevo, no tenía un peso, pero total como yo no puedo tomar porque tengo que manejar, y las entradas son gratis, salimos de una. Era la fiesta del uruguayo en la casa de el, en frente de donde viven Michi y Vero, lleno de gente, conocimos un montón de personajes, y por primera vez me cruce con un grupo de colombianas. Yo las trataba de mini caterins ( en referencia a Caterine Fulop ) por como hablaban, aunque después me acorde que Caterine era de Venezuela. Fue cómico, ademas ellas en si eran cómicas, eran un grupito de mas o menos 6, todas de un 1.45m como mucho, parecían muñequitas para poner en la mesita de luz.

Domingo, nuestro último día en la casa de Blossom. Ella nos había dicho el viernes que terminemos todas nuestras tareas para el domingo así teníamos el día y libre para “have fun” ( ir y tener diversión ). CHAN!, esto me tenía mas preocupado que mi cuenta bancaria, que será para Blossom “have fun”???. Nos llevaría a tomar cafe al centro? un picnic en la plaza? una sesión de yoga? Nooooooo no no, nada de esto. Nos llevo a un lugar donde vendían ropa, todo por 2 dolares, porque según ella si íbamos a ir para Queenstown teníamos que llevar ropa porque nos ibamos a morir de frío, que personaje, una diversión tremenda para nuestro último domingo en ChCh ja!. Christchurch….

Fotos de Christchurch

Esta entrada es el capítulo Nº 28 de mi viaje por Nueva Zelanda, seguí la historia completa en “La Odisea Completa por Nueva Zelanda


Deja un comentario

5 comentarios en “Trabajar en Christchurch, Nueva Zelanda

  1. Che, que onda? estas teniendo la cena como nosotros los argentinos a las 9 de la noche?” a lo que ella contesto “Nooooooo, snack snack”, seeeeeeee, snack se le llama a unas papitas y unos chizitos, no tres chorizos jaaaa!.

    JAHJAJAJAJAJAJA tremendo relato.. esa la mejor parte sin duda !!! que bueno revivir recuerdos.. chorizo crudo que hija pta..