Así luce el Wellywood hostel en Wellington

Después de estar dos semanas en Hastings, decidí largarme hacia una nueva ciudad, ya que no me aguantaba más el trabajo del apple picking, y además ¨La casa de gran hermano¨ ya estaba por desarmarse. Las alemanas se iban la próxima semana, un par de franceses también, y ya no iba a ser lo mismo. Como decía, conocí unos porteños que se iban ese domingo a Wellington, y me fui con ellos.

Además es un trabajo muy duro, y se gana mas o menos lo mismo que en cualquier otro trabajo, puedo decir que supe lo que es tener un trabajo duro en el campo.

Lo positivo, conocí un montón de gente nueva de todas partes, ya que en toda la estancia eramos todos jóvenes de todas partes del mundo haciendo lo mismo, y pase muy lindos momentos, pero ahora tiempo de conseguir un nuevo laburo.

Lo negativo de Hastings, es que todavía me duelen las rodillas jaa!.

Pero a otra cosa mariposa ahora, llegamos a Wellington, la nueva ciudad donde nos alojamos en el Wellywood hostel, por afuera pintado de blanco y negro como si fuera una zebra, por dentro, increíble, mooooooooooy bueno, miren las fotos si no me creen:

El primer día recorrimos un poco la ciudad, me gusto muchiiiiiiiiiisimo mas que Auckland. Wellington tiene el mar rodeando toda la ciudad, pequeñas montañas que también rodean por uno de los lados a la gran ciudad, muchas peatonales, edificios enormes, y todo con el toque de prolijidad que tanto caracteriza a este país. Recorrimos un poco la parte del puerto, vimos un par de grupos de chicos y chicas haciendo una especie de kayaking, pero entre varias personas, no se como se llama.

Les dejo un par de fotos de la ciudad y demás cosas:

La primer semana creo que nos pasamos los primeros 3 días yendo a todos lados diciendo ¨Hi, how are you ? Are you looking for staff now ?¨. Si si, así hacen todos, entrás a cualquier lado, restaurants, bares, hoteles, lo que sea, y preguntás si necesitan gente pa’ laburá’. Después de estar haciendo eso por varios días y no conseguir nada, ya que estaba lleno de argentinos y gente buscando trabajo en Wellington, decidí tomármela un poco mas tranquilo, así que le afloje un poco a la búsqueda. Porque si de última no conseguía nada, me iba a los kiwis a Tauranga, que ahí había trabajo más que seguro.

También me anote en una agencia de trabajo, en la cual te llaman para trabajos casuales, por ejemplo: mozo por una noche o bartender, o trabajar en el estadio de rugby el fin de semana, y tantos otros trabajos del estilo, pero nada permanente.

La segunda semana por suerte conseguí trabajo por solo una semana, gracias a unos amigos, en una empresa de eventos. Era de esas empresas que arman carpas para festivales, y también llevaban todas las sillas, mesas, heladeras, platos, todo lo necesario para armar un ¨fiestón¨. Ahí estuve trabajando, limpiando sillas y mesas de plástico con la hidrolavadora, cargando y descargando camiones con sillones, heladeras, mesas, de todo. El trabajo re piola comparado con el trabajo del apple picking, además después cuando estábamos en el depósito, había dos chicos que trabajaban ahí, uno de 22 años de la isla de Samoa, pero que ya llevaba varios años viviendo aca, y otro maorí de 18 años que era un personaje de aquellos. Estos eran los típicos negros del bronx de USA, que hablan todo tal cual como en las películas, diciendo ¨hey man, whats up bro, yeah bro¨, que manera de reirnos, muy buenos momentos pase en el deposito de la empresa con estos personajes durante esa semana de trabajo.

Durante mi estadía en esta nueva ciudad para mí, Wellington estuve primero en el hostel Wellywood ( del cual ya vieron las fotos ) y después como no reservé, me quede sin lugar para el finde. Estaba todo re 1000 lleno, para colmo llegó Sergio y me queria matar que no había reservado por mas tiempo, por suerte conseguimos en otro hostel re contra rasca/sucio, pero conseguimos.
“Para queeeeeee te gua contaaaaaaa”, no saben lo que era el otro hostel, con solo decirles que habíamos dejado las valijas de los dos abajo, e iba a entrar yo solo, pero cuando vi la entrada no me anime a entrar solo. Fue así que lo llame a Sergio y le dije ¨Papaaaaaaaa no sabes lo que es esto, vení que yo solo no entro ni en pedo¨.

En el hostel este raro

Entramos al hostel, había un viejo medio chino, que nos dice hola e instantáneamente lo mira a Sergio y le dice ¨Are you smoker ? because i dont like smokers, i dont like to smell them, i dont even like see them¨. Que manera de reirnos!!!, en ese hostel estuvimos por el fin de semana y después me mude al Wellywood de nuevo. Para que no tengan que hacer tanto trabajo de imaginación, miren un par de fotos del hostel berreta este:

Más fotos del hostel berreta este

El hostel berreta en Wellington

Las que siguen son algunas perlitas que encontramos en tan particular lugar:

Un lugar muy particular miren esto

En la siguiente foto, donde pueden ver un cuadro con varias fotitos adentro. La foto del medio, que es una fila laaaaarga de botellas de alcohol ( cerveza, etc ) vacías a la izquiera dice “Succesful new years party, The Day After!!!”.

Una foto curiosa que estaba en el hostel

En esta foto que sigue, el dueño del hostel nos hace saber que en cualquier hostels te pueden robar, incluso en los grandes, tal como salió en el diario. Esto viene a que el nunca quería poner llave en ninguna puerta porque decía que su hostel era muy seguro, ya que el no hospedaba a cualquiera. Alto personaje el viejito este!!!.

Leer y recordar, como mantener el hostel seguro

Y una advertencia de entrada al hostel

Esta entrada es el capítulo Nº 12 de mi viaje por Nueva Zelanda, seguí la historia completa en “La Odisea Completa por Nueva Zelanda


Deja un comentario

2 comentarios en “Nueva ciudad, nueva gente, nuevo laburo